Más de doce mil personas participaron este sábado en la romería ofrenda en honor a San Antonio de Padua en la Villa de Moya, en el que un año más ha sido uno de los actos más multitudinarios y populares de las fiestas. Catorce carretas en representación de los diferentes barrios del municipio norteño y colectivos, además de la Agrupación Musical Cumbres y Costas, el grupo de Bailarines y Tocadores del Norte, llegados desde la isla de El Hierro, y la Agrupación Folclórica Hautacuperche, de La Gomera, desfilaron desde las siete de la tarde por las calles del casco hasta los pies del santo, en el pórtico de la iglesia de Nuestra Señora de Candelaria. Donde el Ayuntamiento moyense entregó más de 1.500 kilos de alimentos costeados con fondos propios y destinados a las familias con menos recursos de la Villa; y rindió también homenaje a las figuras de Pedro González Lino, Perico Lino, y Mary Sánchez, por su labor en la divulgación, difusión y toda una vida dedicada a nuestro folclore. Al término de la romería, en el mismo pórtico de la iglesia, se celebró el Baile de Taifas con las agrupaciones folclóricas Guadalupe, Estrella y Guía y la Parranda de Guaguas.

La comitiva partió puntual desde el Paseo de Doramas, con la Agrupación Musical Cumbres y Costas y los miembros de la Corporación municipal al frente, con el alcalde, Poli Suárez, visiblemente emocionado y orgulloso de la confraternización en la que participó el pueblo. “Un año más hemos vivido una gran romería y los moyenses hemos demostrado nuestra hospitalidad y solidaridad con las personas que peor lo están pasando”, subrayó Suárez, quien felicitó “a todas y cada una de las personas que han hecho posible este homenaje a uno de los santos más venerados de nuestro municipio, con una entrega y un comportamiento extraordinario”. El primer edil moyense destacó también “la ilusión y el buen ambiente que se ha palpado en las calles durante todo el día, donde amigos del pueblo y visitantes foráneos se han unido en parrandas improvisadas para compartir la alegría, los enyesques y brindar”. Al fin y al cabo, concluyó Poli Suárez, “esta es la esencia de las fiestas de San Antonio en Moya”.

Tras ellos, no podía faltar el rebaño de ovejas recién trasquiladas del ganadero moyense Francisco Díaz; los niños con los carteles con el nombre de los barrios de la Villa de Moya; el grupo de Bailarines y Tocadores del Norte; o el carro de caballos de José García ‘Maclau’. Una escenificación de la cultura popular canaria, en la que se combinó a la perfección la tradición y el jolgorio, con romeros llegados desde diferentes puntos de la geografía insular ataviados con la vestimenta típica isleña para rendir tributo y ofrecer a San Antonio los mejores productos de la tierra. Como los entregados en primer lugar por las dos carretas del Ayuntamiento de la Villa de Moya, diseñadas por Fernando Benítez, cargadas de productos locales como zanahorias, puerros, pimientos, papas o tomates.

Seguida por la carreta del barrio de El Frontón, junto a la A.F. Entrecuerdas; la carreta Finca Las Hoyas de la Montaña, con la Parranda Gánigo; la carreta de Generación 77, temática de las fiestas de este año, acompañada por la A.F. Lomitos de Correa; la carreta Moya + Joven, animada por la A.F. Atidamana; la carreta del barrio Lomo Blanco, con la parranda El Cambullón; la carreta del barrio de Trujilo, con Los Parranderos; la carreta de El Lance, junto a Parranderas de Guanarteme; la carreta del colectivo Amigos de Trujillo, con la A.F. Tierra Guanche; la carreta de la UD. Moya, junto a la Parranda La Lira; la carreta del Club Balonmano Moya Tilover, animada por la A.F. Loreto de Chamán; la carreta de Fontanales; acompañada por la A.F de Cuerdas Aires de Guiniguada de San Mateo y el cuerpo de baile Sombras de Medianías de Santa Brígida.

En siguiente lugar desfiló la carreta del barrio de Carretería, junto a la A.F. Guadalupe, que recibió este la Medalla de Oro de la Villa de Moya; la carreta de la Asociación Cultural de Etnografía y Danza Canaria Dragos y Laurel, acompañada por la parranda Los Tilos, el cuerpo de baile de la Asociación cultural de Etnografía y Danza Canaria Dragos y Laurel y alumnos de las Escuelas Artísticas Villa de Moya; y, para cerrar la romería, la carreta de la Asociación Cultural Treinta y Pico Eventos, junto a Los Parranderos de Tenoya.

Mañana domingo, a partir de las 12 horas, tendrá lugar la Solemnidad de San Antonio de Padua, con la concelebración de la Eucaristía presidida por don Antonio Hernández Parrilla, colaborador de la Parroquia de San Roque de Tinajo, en Lanzarote, quien oficiará la homilía; posteriormente se rendirá homenaje al santo con el popular Canto de los pajaritos y los feligreses acompañarán en procesión a la imagen por las principales calles del casco. Y el lunes, día festivo en la Villa, desde primera hora de la mañana los vecinos se trasladarán hasta la zona de La Josefa, para disfrutar del popular sancocho canario, por el módico donativo de dos euros. Una jornada de convivencia amenizada por la Charanga Banda Isleña y papahuevos que, tras el evento, se dirigirán al Anfiteatro Municipal del Parque Pico Lomito para finalizar la fiesta con una verbena a cargo del Dúo Essencia y Yoniaya.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.