Una cantidad casi incalculable de álbumes se amontonan en su estudio repletas de postales, aunque Moreno lamenta que con la aparición de internet colecciones como la suya corren el riesgo de convertirse en reliquias. Pablo lamenta que ahora la gente prefiera enviarse fotos a través de las redes sociales o what’s app que saludarse a través de estas postales, lo que hace que se pierda también el contacto humano a través del saludo de “puño y letra”.

DSC_0004A través de las cartulinas puede apreciarse también cómo ha evolucionado la fotografía y los distintos lugares desde principios de siglo, lo que las convierte sin duda alguna en auténticos valores documentales y etnográficos.

A pesar de la cantidad de postales reunidas, la mayoría de ellas Pablo las ha logrado a través de amigos o familiares, que se las mandan o traen de recuerdo cuando realizan algún viaje, aunque él también ha logrado algunas en los países de destino, como Venezuela y otras zonas de sudamérica.

Pablo asegura que seguirá con este hobby toda su vida porque es algo que le relaja y le pone en contacto con muchas personas de todas partes que comparten su misma afición.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.