El impuesto de construcciones, instalaciones y obras es una tasa que se autoliquida por la ejecución de cualquier obra, independientemente del tipo de suelo en el que se encuentre, urbano o rústico. Actualmente se cobra un tipo del 2 %, siendo el mínimo legal permitido del 1 %.

Por otra parte, el canon en suelo rústico se cobra por la materialización de aprovechamiento edificatorio con destino residencial, turístico o industrial en suelo rústico, incluidos los asentamientos rurales. El texto refundido de la Ley del Suelo Canaria fijaba el tipo entre un mínimo de un 5% y un máximo del 10% del presupuesto de ejecución material de la obra. Sin embargo, tras la modificación de la ley a principios de año rebajando el tipo del canon del 1% al 5%, el grupo de Gobierno municipal propone rebajar el tipo del canon al mínimo del 1%.

“A modo de ejemplo, no es de recibo que alguien que quiera construir su vivienda en un suelo rústico de asentamiento rural deba desembolsar en conceptos de tributos y canon, antes de mover una sola piedra, más de quince mil euros. Este hecho conlleva que muchos ciudadanos decidan no construir y por tanto no invertir en Teror, o lo que es peor, iniciar las obras sin licencia alguna”, explicó Isabel Guerra.

Aprovechando la coyuntura económica de crecimiento, y con el propósito de fomentar que los habitantes de Teror se animen a edificar bajo el amparo legal de una licencia, el Gobierno municipal ha propuesto de forma discrecional rebajar al mínimo legal del 1% tanto el impuesto de construcciones como el canon en suelo rústico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.