Los artistas volvieron a emocionar con su música y los más de mil asistentes volcados con este encuentro, disfrutaron del reconocimiento a las tradiciones más arraigadas.

El alcalde, Teodoro Sosa Monzón, acompañado por el consejero de Cultura del Cabildo, Carlos Ruiz; el concejal del área responsable de este evento, Julio Mateo Castillo y los concejales de la corporación municipal, disfrutaron de la noche junto al numeroso público que llenó el aforo de 1.500 sillas. Un Festival que fue conducido con total soltura, con entrega y con enorme dosis de profesionalidad, por Victorio Pérez y Eulalia Marina Pérez Acosta, conocedores del esfuerzo y el trabajo de todos los artistas por contentar a sus seguidores.

Las canchas del colegio Antonio Padrón fueron el lugar elegido para acoger este encuentro musical, incorporando un escenario en varias alturas, donde se situó en la parte central la Banda Municipal de Gáldar, y en torno a ella, las agrupaciones Surco y Arado, Farallón de Tábata y Facaracas, acompañados de un amplio despliegue de luz y sonido, y con pantallas para seguirlos de cerca.

Esta nueva edición de Agáldar estuvo dedicada al mar, a nuestra costa y a sus playas, imágenes que emocionaron tras verlas reflejadas en un video con texto de Juan Sebastián López García que sirvió de obertura, con Gustavo Mendoza en la introducción inicial del tema central. Este sorprendente y brillante arranque contó con la actuación de las alumnas de la Escuela Municipal de Ballet que dibujaron con su coreografía como ha sido nuestro mar fuente de alimento y de trabajo para muchas familias.

La Banda Municipal dirigida por Rubén Guerrero acompañó también musicalmente a la Escuela de Danza Lucía González Salgado, en su estreno en este Festival, y eligiendo los sones de Beach Boys para mostrar la belleza en el movimiento simbolizando la parte lúdica y deportiva del mar y sus olas.

Pero fue sonar El Caracol, una de las piezas más destacadas del folclore galdense, con arreglo para la Banda realizado por Daniel Jesús González Jiménez, director de Farallón de Tábata, e interpretada por los grupos participantes, cuando terminaron de despertar las emociones y el sentirse orgullosos de ser galdenses. Fue el mejor inicio posible.

La participación de los solistas que dan fama a este municipio y a esta comarca fue asimismo una pieza indispensable para que este concierto triunfara, comenzando con Carmen Estévez acompañada a la guitarra por Pancho Saavedra, con el tema “Escríbeme” que volvió a sacar la fuerza de su voz y el sentimiento que pone en sus interpretaciones. Y también lograron emocionar las voces jóvenes y cálidas de tres solistas del municipio: Ana Gil, Paula Aguiar y Marilia Monzón que con arreglo de Víctor Batista ofrecieron un popurrí de canciones de los “Santiago del Mundo”, asombrando las tres por su calidad vocal a todos los asistentes. Y como no, repitiendo este año, el incombustible y veterano Manuel Corujo que eligió una selección de temas de Fórmula V para mover a todos de sus asientos con la música de la Banda Municipal.

Que el timple es un instrumento que nos identifica y que adquiere una dimensión mayor en las manos de un virtuoso como Yone Rodríguez permitió una vez más hacer vibrar con su actuación en esta mágica noche.

En este homenaje al folclore no podía faltar tampoco uno de los temas que más emociona, obra de Maestro Ignacio Rodríguez: “Un Bolero para Gáldar” sonó con gran sentimiento en las voces de las jóvenes solistas Brenda y Cathaisa Estévez Bolaños del Grupo Folclórico Los Cebolleros que además este año celebra sus 45 años en escena.

Farallón de Tábata con su cuerpo de baile regaló al espectáculo el tema Fúlgida Luna, y una vez más demostró el impagable trabajo por mantener nuestras tradiciones musicales. Le siguió la Agrupación Facaracas con “De Romería”, una isa que es ya un himno a esta fiesta que nos identifica como pueblo. Y unidos en este homenaje al folclore la Agrupación Surco y Arado también sobre el escenario para ofrecer una Isa antigua recordando con sus voces y sus bailes la belleza de estos temas con los que nos identificamos.

La Banda Municipal de Gáldar recibió una vez más el merecido cariño del público a quien regaló una selección de temas latinos, para continuar con las tres agrupaciones folclóricas al unísono interpretando el conocido Sorondongo y las voces solistas de Antonio Sosa de la A.M. Facaracas, Magdalena Pérez Gil de la Agrupación Folclórica Farallón de Tábata, Carmen Moreno de la A. F. Surco y Arado y Moisés Rodríguez Gutiérrez del G.F. Los Cebolleros. Hasta que llegó “Pasodobliando” un ensamble de pasodobles canarios interpretados por Facaracas.

Dos horas que pasaron volando y que demostraron una vez más el talento y el buen hacer de las agrupaciones musicales. El aplauso del público así lo quiso reconocer y los directores musicales Rubén Guerrero, (banda municipal); Víctor Batista, (Surco y Arado); Misael Jordán, (Facaracas); y Daniel Jesús González (Farallón de Tábata); devolvieron todo este cariño con el Pasodoble Bentayga, poniendo el punto final a una noche inolvidable, y con los caballitos de fuego y los fuegos artificiales acompañando este broche final para un Agáldar que volverá el próximo año.

Agáldar, Cultura y Tradición

ENLACE A LA GALERÍA DE IMÁGENES.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.