Según han informado los técnicos insulares, la realización de estos trabajos obligará a realizar cortes intermitentes de la circulación.

Tras el derrumbe, la Consejería de Obras Públicas de la institución insular emitió una nota de prensa en la que detallaba que había requerido a la empresa que colocó el mallado un informe de lo ocurrido, ya que los técnicos insulares confirmaron que la infraestructura no cumplió su función.

“Las mallas se tenían que haber comportado de otra manera y las piedras no tenían que haber llegado a la vía pues están preparadas para soportar ese desprendimiento”, aseguró en su momento el consejero Ángel Víctor Torres.

En un primer momento se procedió a la limpieza de la vía y la retirada de mallas y estructuras metálicas dañadas con ayuda de maquinaria especial, quedando a la espera del material solicitado por los técnicos para acometer su reparación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.