Un total de cinco talleres vivenciales forman la programación de la Escuela Potenciadora moyense, que se irán desarrollando hasta el 16 de junio en sesiones semanales, los martes y jueves, en el Centro de Mayores San Judas Tadeo. En estos talleres se tratarán temas como la autoregulación emocional; entrenamiento mental y relajación corporal; gestión de las relaciones; comunicación y oratoria; o coaching por principios, valores y emociones. Con un innovador proceso de potenciación sociolaboral I+D+i, centrado en la persona e impartido por el coach Raúl Henríq, que está obteniendo muy buenos resultados en otros municipios de la Mancomunidad del Norte de Gran Canaria como Arucas, Gáldar, Santa María de Guía o La Aldea de San Nicolás, donde se prevé que este año el 30% de las participantes acceda al mercado laboral por cuenta ajena o desarrollando sus propias ideas de negocio.

La concejala de Servicios Sociales del Ayuntamiento de la Villa de Moya, Elsa Maroto, destacó en la presentación oficial de la Escuela, que “se trata de una apuesta firme de nuestro Ayuntamiento para equilibrar las amplias desigualdades que padece la mujer especialmente en el ámbito rural”. Asimismo, Maroto explicó que con la Escuela Potenciadora “visibilizamos y se ponen de manifiesto las vivencias de las mujeres, a la vez que fomentamos su empoderamiento y que tomen conciencia de sus potencialidades, desde un punto de vista educacional y de la salud”. Trabajando estos pilares básicos, concluyó la concejala, “fomentamos la igualdad real y efectiva entre mujeres y hombres”.

Y en las primeras sesiones, celebradas esta semana, el coach e impulsor de las Escuelas Potenciadoras, Raúl Henríq, ha vuelto a palpar la ilusión y la satisfacción con la que todas las participantes han recibido este proyecto pionero desde que comenzara el proceso, en el mes de marzo. “Estos primeros días han venido el cien por cien de las mujeres seleccionadas, lo que significa que han notado algo diferente, ya que para muchas de ellas es la primera vez en muchos años que conectan con sus emociones”. Por su parte, Henríq reconoce tener muy buenas sensaciones con el grupo que ha formado, pues “son mujeres muy participativas e incluso algunas se animan a compartir lo que están sintiendo en cada momento, pese a que el proceso es muy íntimo y sólo cada una puede llegar a su interior”.
En la primera sesión, celebrada el pasado martes, el grupo de mujeres trabajó con el coach la atención plena o mindfulness y el uso deliberado de la atención, “es decir, saber dónde quiero centrar mi atención en cada momento y que ellas sean dueñas de su atención”, matizó Raúl Henríq. Y hoy jueves han abordado técnicas de focalización corporal de sensaciones, consistentes en “centrar esa atención en el resto del cuerpo y localizar sensaciones deliberadamente, detectar dónde las sienten e ir a buscarlas, porque somos cabeza pero también cuerpo”.

Por último, Raúl Henríq, explicó que la Escuela Potenciadora “es un complemento a los servicios públicos disponibles para aquellas personas que buscan trabajo, con el que ofrecemos orientación emocional, social y laboral para el empleo y el emprendimiento, profundizando en la parte principal de la persona que busca empleo, que en este caso es la mujer en sí misma”. En este sentido, Henríq subrayó que “es la mejor semilla que se puede plantar y la primera gran medida en Canarias para generar el cambio y revertir la situación de las mujeres en el norte de Gran Canaria, rompiendo la dependencia del sistema y promoviendo que sean ellas quienes creen Comunidad, busquen y creen trabajo”.

Proceso de selección de las participantes

Con la creación de la Escuela Potenciadora para el Empleo y Emprendimiento de la Villa de Moya, el Consistorio norteño implanta en el municipio un proyecto piloto e innovador, dirigido a mejorar la capacidad de inserción sociolaboral de las mujeres sin trabajo e incrementar sus potencialidades. Creando un equipo de mujeres con una alta implicación en la búsqueda activa de empleo, bien por cuenta ajena o desarrollando sus propias ideas de negocio, que contribuya a corregir las situaciones discriminatorias de la comarca Norte de Gran Canaria, donde el desempleo femenino es del 54 por ciento.

Para formar parte de este programa piloto, resultó imprescindible ser mujer, estar empadronada en la Villa de Moya y estar inscrita como demandante de empleo en el Servicio Canario de Empleo un mínimo de 30 días antes de la convocatoria de la Escuela Potenciadora o encontrarse en situación de precariedad laboral, además de cumplimentar un Test de Competencias Potenciadoras. Una comisión mixta formada por el coach-profesor Raúl Henríq y personal técnico de la Concejalía de Servicios Sociales del Ayuntamiento de la Villa de Moya, realizó el proceso de selección de las 15 participantes de la Escuela Potenciadora, basándose en la cualificación objetiva y porcentualizada del perfil competencial de las solicitantes y en la situación personal de cada caso. Con preferencia para aquellas mujeres mayores de 30 años, con una mayor antigüedad en desempleo y con especial riesgo de vulnerabilidad.

El equipo resultante del proceso de selección para trabajar en la Escuela Potenciadora para el Empleo y Emprendimiento de la Villa de Moya tiene un carácter heterogéneo en cuanto a la titulación, cualificación y grupo profesional, con el fin de cruzar experiencias y formación al tiempo que se forma un grupo con pensamiento crítico y capacidad innovadora potenciada por la diversidad. Para su formación, se han tenido en cuenta valores como el interés, voluntariedad, vocación emprendedora, proactividad, capacidad de trabajar en equipo, la orientación hacia las personas y el compromiso con el proyecto, sus principios y valores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.