Hoy una comitiva ha recorrido los siete kilómetros de este tramo. Entre otras cuestiones, los integrantes de la misma comprobaron el cumplimiento de los plazos del plan de obra, lo que permitirá que “el primer coche” circule a final de año, en palabras del alcalde de La Aldea, Tomás Pérez, quien añadió que algunos vecinos “hoy han soltado una lagrimita” al pasar por primera vez por el túnel.

La vicepresidenta del Gobierno de Canarias, Patricia Hernández, dijo que “este túnel tiende la mano de Canarias a los aldeanos y acaba con lo que era una pesadilla”. La consejera de Obras Públicas y Transportes, Ornella Chacón, resaltó el “beneficio socioeconómico de esta carretera para un pueblo agrícola que tiene mucho más que ofrecer”. El vicepresidente del Cabildo de Gran Canaria, Ángel Víctor Torres, apuntó que “es una vía que vertebra la movilidad del conjunto de los grancanarios”. Joaquín Luján, portavoz del Foro Roque Aldeano, afirmó que “la marcha de esta obra es una invitación a la esperanza que debe completarse con la licitación de la segunda fase”.

Los alcaldes de Agaete y Artenara, Juan Ramón Martín y Roberto García, así como vecinos de La Aldea completaron la comitiva.

El plan de trabajo establecido por la Consejería de Obras Públicas y Transportes del Gobierno de Canarias conjuntamente con la UTE que ejecuta la obra –y que está formada por las empresas FCC, OHL y Hermanos García Álamo- está cumpliendo con los objetivos fijados para el presente año, con lo que se garantiza que los 26 millones de euros asignados a la carretera de La Aldea se ejecutarán en el plazo previsto, y que se procederá a la apertura completa del tramo A entre El Risco y el enlace de Andén Verde.

Algunos de los hitos marcados en esa hoja de ruta se han ido cumpliendo con rigor e incluso algunos han sido finalizados con antelación. En el mes de abril, se llegó a la coronación del terraplén del Risco y en el mes de mayo, la UTE anunció también el final del movimiento de tierras del P.K. 9+300 al 10+400 y el inicio de las instalaciones del túnel, empezando con el sistema contra incendios hace ya dos semanas.

El plan de trabajo para los próximos meses es el siguiente:

Junio 2016: finalización de los falsos túneles (sólo falta 1 de 4) y comienzo del suelo-cemento.

Julio 2016: final de la obra civil del túnel en la tercera semana del mes, que incluye el drenaje, las canalizaciones, la barrera y la acera, y comienzo del asfaltado a mediados de mes.

Agosto 2016: finalización de los centros técnicos.

Octubre 2016: finalización del suelo de cemento del tramo A

Diciembre de 2016: final del asfaltado, de las instalaciones de los túneles y de la señalización del tramo A.

Este cronograma permitirá que el tramo A completo de la carretera de La Aldea entre El Risco y Andén Verde, en el que está localizado el túnel de 3.145 metros y el viaducto del Barranco de la Arena, el más alto de la obra con más de 30 metros de altura, esté finalizado en diciembre de 2016. El fin de la obra completa, hasta La Aldea, está previsto para junio de 2017.

En este tramo final, entre el enlace de Andén Verde y el casco de La Aldea, se encuentra el último viaducto, que se encuentra ya en obras y que atravesará el principal barranco de la localidad grancanaria. El viaducto del Barranco de La Aldea está situado a 1 kilómetro de su desembocadura. Este barranco es uno de los más caudalosos de Gran Canaria, puesto que acoge el cauce de la cuenca de Tejeda donde se ubican varias de las presas de mayor capacidad de la Isla. Esta es la cuenca más importante que atraviesa la nueva vía, con un caudal máximo de más de 1.200 m³/segundo para un período de retorno de 500 años. Por ello, además de dimensionar la estructura para soportar el tráfico de la carretera, ha sido necesario analizar las condiciones hidráulicas de funcionamiento en avenidas y se ha estudiado la afección que puede tener el curso del agua en el Barranco de la Aldea sobre los estribos y pilas de la estructura, para evitar que las cimentaciones de los apoyos de los puentes sean descalzadas por las aguas.

El encaje de la estructura se ha resuelto mediante tres vanos y tiene una longitud total, entre ejes de apoyos en estribos, de 104.15 metros. Está formado por una losa aligerada de hormigón pretensado.

La anchura del tablero es de 15,00 metros, que permite la disposición de tres carriles de 3,50 metros (uno de bajada hacia La Aldea y dos de subida), arcenes exteriores de 1,50 metros y bandas exteriores de 0,75 metros para las barreras de seguridad laterales.

La obra de la carretera de La Aldea se inició el 1 de julio de 2009 con un presupuesto de licitación de ciento dieciséis millones, ochocientos treinta y nueve mil seiscientos ochenta y nueve euros (116.839.689,30€). Se adjudicó a la UTE formada por FCC, OHL y Hermanos García Álamo por un importe de 87.921.866,19 €. El plazo de ejecución establecido en el contrato era de cuarenta (40) meses, por lo que debía finalizar el 30 de octubre de 2012.

La falta de disponibilidad económica derivada del incumplimiento por parte del Ministerio de Fomento del Convenio de Carreteras suscrito con la Comunidad Autónoma de Canarias ha producido un retraso en la ejecución de las obras, que desde el año 2012 hasta principios de este año 2015 han avanzado a un ritmo inferior al necesario.

La longitud de este primer tramo entre La Aldea y El Risco (10 kilómetros) representa una disminución del recorrido del 35 % respecto a la carretera actual, va desde el PK 15 al 31 de la GC-200, mejorando además su trazado, seguridad y nivel de servicio. Se tardará unos 8 minutos en recorrerla a unos 80 km/h frente a los casi 30 actuales, a una velocidad de 40 km/h. La nueva vía estará compuesta por una calzada de tres carriles (dos de subida y uno de bajada), ya que a pesar de ser una vía amplia y moderna, con una velocidad de proyecto de 80 km/h, tendrá una importante pendiente máxima del 7 %.

La carretera discurre por tres términos municipales, La Aldea, Artenara y Agaete. Se proyectan dos enlaces, uno en el Andén Verde y el otro en Güi-Güi, y una intersección con una glorieta en La Aldea, que permiten la conexión de la nueva vía con la carretera actual GC- 200. Esto resuelve las conexiones con los únicos puntos que necesitan acceso a lo largo de la carretera: Mirador del Andén Verde y acceso a la finca de Tirma.

La obra se inicia en una nueva glorieta en la GC-200 a un kilómetro escaso del cruce con la playa de La Aldea. Va bajando hasta cruzar el barranco de La Aldea con un viaducto, y a partir de ahí empieza a subir. En el P.K. 3 se desarrolla el enlace de Andén Verde, conexión tipo trompeta para acceder al mirador del mismo nombre.

Sigue subiendo otros tres kilómetros a cielo abierto, cruzando varios barranquillos y barrancos, entre los que destaca el Barranco de la Arena con el Viaducto 2, el más alto de la obra con más de 30 metros de altura.

Llega al punto más alto de la obra y empieza a bajar entrando en el P.K. 6,250 en el túnel de 3.145 metros, que será el más largo de Canarias y entre los 20 mayores de España.

El túnel sale en el P.K. 9,400 y se pronuncia la pendiente de bajada, atravesando los Tres Lomos que separan tres barranquillos que confluyen en el barranco de Güi-Güi Grande, donde se localiza el mayor relleno y se ubica el semienlace de conexión con la GC-200 al final de la obra (PK 10,200).

El túnel tiene dos tubos, cada uno con una plataforma de 11 metros para dos carriles de 3,5 metros, dos arcenes de 1,5 metros y 1 metro y dos aceras de 0,75 metros, rematados con semibarreras de hormigón. Fue construido mediante excavación con voladura a sección completa, capa de sellado de hormigón proyectado y sostenimiento con capa de hormigón proyectado reforzado con fibra de acero. Luego lleva otra capa de revestimiento de hormigón proyectado con fibra de polipropileno para protección contraincendios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.