Se suele observar sobre todo en verano, nadando cerca de superficie y generalmente en solitario.

A diferencia de la mala fama que se le ha dado, como a todos los tiburones, la Cornuda es tímida y se aleja rápidamente si detecta la presencia de personas. Es todo un privilegio que los colaboradores de ATIRACAN hayan podido tener este encuentro y tomar estas imágenes, como parte de su labor de protección y defensa de los elasmobranquios en Canarias.

Se trata de una especie catalogada por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza como especie en peligro de extinción; en Europa están protegidos por Reglamento y en España por Órden Ministerial y desde la Asociación de Amigos de los Tiburones y las Rayas de Canarias preguntamos, ¿A qué espera el Gobierno de Canarias para incluirla en el Catálogo Canario de Especies protegidas?, ¿ A qué espera la Viceconsejería de pesca para sancionar a todas aquellas empresas de pesca recreativa que se lucran de su captura?.

Tenemos en nuestras manos la posibilidad de que la desaparición del Tiburón martillo no sea una triste y lamentable realidad, sino que nos convirtamos en un referente de su protección, que esta especie aún nade por nuestras aguas es todo un privilegio y su continuidad una necesidad para el equilibrio de los océanos y el mantenimiento de nuestra rica biodiversidad.

Desde ATIRACAN continuarán trabajando por ello.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.