Romería

25 enero 2014 0

  Las gentes se dirigían a la ermita, desde el pueblo, por un camino polvoriento y sembrado de guijarros, que dejaba a la derecha el Barranquillo, lugar nefando y sospechoso, capaz de quebrantar honras y destruir prestigios a poco que se frecuentase. Un novenario vespertino precedía a la festividad patronal del barrio. Desde el mismo…