Así se desprende de la alegación al presupuesto formulada por el secretario general de UGT en Gáldar, quien se atrevió a afirmar la ilegalidad “grave y manifiesta” de la plantilla del personal laboral por no contemplar como funcionarios a determinados trabajadores laborales del Ayuntamiento. Eduardo Mederos considera que el presupuesto para 2014 del Ayuntamiento de Gáldar incumple el derecho a la funcionarización del personal laboral con antigüedad anterior al 13 de mayo de 2007 mediante concurso de oposición interno y restringido para estos trabajadores y no abierto a la ciudadanía en igualdad de oportunidades, tal y como establece la ley de acuerdo a los principios constitucionales de igualdad, mérito y capacidad.

Mederos se vio respaldado por los 8 ediles de la oposición en Gáldar, quienes apenas un día antes del Pleno extraordinario donde se iba a aprobar el presupuesto general para 2014, dan entrada a un escrito dirigido a la secretaria y en el que solicitaban su pronunciamiento sobre la legalidad o no de la plantilla municipal.

Ya en el Pleno de este martes, y en base a ese escrito, la secretaria municipal aseguró que la plantilla municipal es “completamente legal”, ya que ésta no determina los requisitos exigidos para su ocupación y se trata de una relación detallada de las plazas asignadas a las escalas, clases y categorías y tiene una finalidad meramente presupuestaria.

El alcalde de Gáldar, Teodoro Sosa, en el debate de las alegaciones celebrado en el Pleno, respondió al sindicato que lo que no puede suceder es que de una plantilla que es exclusivamente presupuestaria, para conocer cuánto gasta el Ayuntamiento en salarios, se intente transformar “torticeramente” para conseguir la funcionarización.

Por si fuera poco las sentencias que hasta ahora han tumbado el intento de funcionarización del personal laboral por parte de UGT, la Delegación del Gobierno en Canarias remitió un escrito con registro de entrada en el Ayuntamiento de Gáldar fechado el pasado 6 de noviembre, a raíz de un error de transcripción en la plantilla, en el que se advierte al consistorio que no consta en la Delegación ningún concurso de oposición pública para la modificación de dicha plaza, error que fue subsanado posteriormente, algo que ha sido calificado por Teodoro Sosa como un aviso más de que las pretensiones del sindicato son ilegales.

El alcalde cerró su intervención asegurando que “hay personas que no aprenden”, en clara referencia a los líderes de UGT en Gáldar, a quienes acusó de equivocarse “muy mucho” en el pasado. Además, Teodoro Sosa recriminó la actitud de Eduardo Mederos por amenazarle con denunciarle por la vía penal si no se admitían sus pretensiones de considerar a determinados empleados laborales como funcionarios, algo que no asusta al alcalde porque “ya lo han intentado otras veces y no han conseguido nada”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.