La metáfora por la que el término que significaba ‘cangrejo’ pasó a significar ‘cáncer’ proviene del griego kárkinos; Galeno, médico griego nacido en el año 130, la explica por el parecido que tienen las venas que rodean un tumor canceroso con las patas de un cangrejo.

Así relata el diccionario de la Real Academia Nacional de Medicina, cómo fue el origen de un término que define como “cada una de las enfermedades producidas por un daño genético no letal que se originan por la expansión clonal de una célula que se divide de una forma incoordinada y excesiva, infiltra los tejidos próximos y da lugar a implantes secundarios discontinuos o metástasis”.

La definición de la enfermedad que nos ocupa en el Día Mundial contra el Cáncer sienta las bases de a qué nos enfrentamos pero, desde que se acuñara el término hasta hoy, los tratamientos para su curación han sufrido una transformación en positivo aunque la prevención sigue siendo la mejor medicina.

La clínica MD Anderson Cancer Center Madrid nos ofrece diez consejos para ayudar a prevenir o detectar precozmente la aparición de tumores.

1- No fumes; si fumas, déjalo cuanto antes. El hábito tabáquico es responsable del 30% de las muertes por cáncer. Sin embargo, se estima que entre cinco y diez años tras abandonar el tabaco, el riesgo de cáncer se reduce hasta los mismos niveles de los no fumadores.

2- Evita la obesidad. La obesidad se asocia al aumento del riesgo de cáncer de mama (tras la menopausia), de colon y recto, de esófago, páncreas, endometrio o riñón, entre otros…

3- Realiza con frecuencia actividad física moderada. Los expertos destacan que el deporte previene entre un 30 y un 50% la aparición de tumores cancerosos.

4- Controla la dieta. Estudios epidemiológicos han demostrado una relación causa-efecto entre una alimentación inadecuada y el desarrollo de enfermedades como el cáncer.

5- Ojo con el alcohol. El riesgo de cáncer aumenta proporcionalmente al consumo de alcohol. La ingesta regular amplía la probabilidad de cáncer oral, de hígado, mama, colon…

6- No a la exposición prolongada al sol. Evita tomar el sol entre las 12.00 y las 16.00 horas. Emplea una protección más alta en las primeras horas, y sigue protegiéndote incluso cuando la piel esté bronceada.

7- Minimiza la exposición a sustancias cancerígenas. Aplica estrictamente la legislación, cumple todos los consejos de seguridad y sigue las normas de protección radiológica.

8- Pruebas de detección en mujeres a partir de los 25 para el diagnóstico precoz de cáncer de cérvix. Las citologías vaginales y detecciones de HPV regulares detectan incluso las alteraciones que, en 10 a 15 años, pueden progresar a cáncer.

9- Mamografías obligatorias en mujeres a partir de 50 años. Estas pruebas detectan el cáncer incluso cuando aún no se han manifestado los primeros síntomas, multiplicando así la posibilidad de curación. En antecedentes familiares, los controles deben comenzar antes.

10- Pruebas de cribado a partir de los 50 (o incluso antes si existen factores de riesgo o antecedentes familiares). Las pruebas preventivas como la colonoscopia o el screening de próstata son capaces de detectar el cáncer en fases precoces, cuando hay muchas más posibilidades de tratamiento.

Oncología personalizada

Hoy en día, se abren paso los tratamientos ‘a la carta’, diferentes para cada individuo según su perfil genético. Tumores que se encuentran en un mismo órgano, aunque tengan incluso el mismo estadio, no siguen la misma evolución en un paciente que en otro: su comportamiento, agresividad, pronóstico y respuesta a la terapia difieren de un tumor a otro.

La oncología personalizada apunta a tratamientos ‘a la carta’ diferentes para cada individuo según su perfil genético, con el objetivo de que cada paciente reciba la terapia más idónea. ”No existe un paciente con cáncer, sino un cáncer diferente en cada paciente”, afirma el doctor José Antonio Ortega, jefe de Oncología de Hospital Quirón Málaga.

El desarrollo de la medicina personalizada, a diferencia de la tradicional, tiene en cuenta las particularidades de cada enfermo. Sobre esta base, la oncología personalizada está dando un nuevo giro a los protocolos de actuación. En tumores como el de próstata, pulmón, mama, colon, melanoma y leucemias se están modificando los métodos de diagnóstico-terapéuticos tradicionales para enfocarlos a la medicina ‘a medida’. Las principales ventajas de esta nueva etapa se traducen en “más eficacia y más seguridad”, según el doctor Josep Tabernero, director médico del Instituto Oncológico Baselga, de Hospital Quirón Barcelona.

Los nuevos fármacos que tienen en cuenta las particularidades genéticas de cada paciente han mostrado mejores índices de tolerancia, puesto que se dirigen de forma selectiva a las alteraciones del tumor, quedando inmunes las células sanas. Se evitan así la mayoría de los efectos secundarios de la quimioterapia clásica, como la alopecia, vómitos, anemia, úlceras, y la toxicidad que genera a largo plazo.

Fuente: EFE-Salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.