Nacido en San Isidro de Gáldar, el 28 de enero de 1941, hijo de Pedro Almeida Montesdeoca y Juana Jiménez Díaz. Es el cuarto de cuatro hijos.

Contó con el apoyo inestimable y muy beneficioso de Pancho Jorge, que siendo relojero de profesión, le permitía observarlo en su lugar de trabajo en la calle Párroco Hernández Benítez (San Isidro), empezando ahí su inclinación hacia esta profesión.

Se lo hizo saber a su padre, quien le dejó nueve pesetas para comprar unos libros de relojería que llegaron de la Península. Después de iniciarse en la lectura de estos libros, fue cuando más le ilusionó esta profesión de relojero.

Recibió ayuda de Juan Corujo, donde el aprendizaje fue mutuo. Se reunían por la tarde, después de la jornada laboral de Juan, en su casa de Nido Cuervo, para arreglar todos los relojes que llegaban. Gracias a él, recibió sus primeras aportaciones económicas, cincuenta pesetas al mes durante dos años.

Viendo el progreso en su habilidad para ponerlos a funcionar y la cantidad de relojes que llegaban para ser arreglados, buscó los medios necesarios para independizarse.

Acudió nuevamente a su padre pidiéndole su humilde apoyo y colaboración, dejando en sus manos parte de sus ahorros, lo que le permitió comprar las herramientas necesarias para comenzar su andadura.

Juan Tacoronte Vega fue la persona que le ofreció el local donde hoy trabaja y vive en la plaza de San Isidro, para colocar una mesa en un rincón de su negocio. Así mientras Julio reparaba relojes, vigilaba el negocio de Juan Tacoronte, que se dedicaba a la venta de máquinas de coser, muebles y electrodomésticos.

Empezaba ahí su andadura como relojero autónomo, dado de alta en el año 1962. Fue en estos comienzos de su profesión, cuando conoció a su mujer Elena Moreno Montesdeoca. Es padre de dos hijos: Juana Teresa y Vidal Almeida Moreno. Y abuelo de tres nietos: Alicia, Hugo y Leo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.