Desde las diez de la mañana medio centenar de stands instalados en los alrededores de la Plaza de Santiago sacaron lo mejor de los comercios galdenses y la artesanía local a la calle.

La Oficina Municipal de Turismo también abrió sus puertas, obsequiando a los visitantes con entradas para la Cueva Pintada y con un hijo del tricentenario Drago de Gáldar.

Precisamente, la niña Arminda, el popular personaje de la Cueva Pintada, salió también a la calle acompañada de Guama, su cabrita, buscando visitantes para el Parque Arqueológico, el más importante de toda Canarias.

Y para animar la jornada nada mejor que la actuación de la Banda Sinfónica de Arucas y la Banda Municipal de Música de Gáldar, que como siempre, con su magnífico repertorio hicieron las delicias del público asistente.

[fbalbum url=”https://www.facebook.com/media/set/?set=a.1576992899186933.1073741952.1420003111552580&type=1″]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.