Esta es una de las conclusiones de un estudio elaborado por un equipo de investigadores del Grado en Fisioterapia de la Universidad CEU Cardenal Herrera, encabezado por el profesor Vicent Benavent, que ha sido publicado en la revista médica internacional Experimental Gerontology.

Según un comunicado de la CEU-UCH, el estudio demuestra que la combinación del ejercicio moderado con técnicas de electroestimulación activa ha permitido mejorar la masa muscular del recto anterior del cuádriceps en un 42 por ciento.

El estudio se realizó durante cuatro meses con un grupo de 89 ancianos de Valencia, de entre 75 y 96 años, en residencias de mayores, todos ellos con capacidad para realizar actividades cotidianas con independencia.

Para mejorar estas condiciones físicas en la edad adulta, el equipo de investigadores ha evaluado por primera vez los efectos del ejercicio de baja intensidad, combinando electroestimulación neuromuscular, que provoca contracciones musculares mediante impulsos eléctricos, con contracciones voluntarias, una forma de “ejercicio activo asistido”.

Según los profesores de la CEU-UCH Vicent Benavent y Pedro Rosado, codirectores del estudio, “uno de los principales efectos de la edad es la pérdida progresiva de masa y fuerza muscular en las extremidades inferiores, lo que tiene importantes consecuencias funcionales en las actividades cotidianas de las personas mayores, reduciendo su independencia y aumentando el riesgo de caídas y hospitalizaciones”.

Fuente: La Razón-salud

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.