Desde por la tarde ya numerosas personas tomaban su sitio en la arena para presenciar el espectáculo de fuegos artificiales, que sobre la media noche volvían a iluminar el cielo de la bahía.

A la cita se unió este año la carrera nocturna solidaria organizada por la Asociación Educativa y Social Efecto Ciudadano y Tagoror Ajei que, partiendo desde Barrial, tuvo su meta en la misma playa. Unos 200 corredores participaron, colaborando al mismo tiempo en obtener recaudación para la asociación de niños con cáncer denominada Pequeño Valiente.

Y así, puntualmente a las 00 horas, decenas de personas tomaban el baño purificador en las aguas de Sardina, cumpliendo así con el ritual que manda a saltar nueve olas para atraer la salud y eliminar las energías negativas.

Otros, sin embargo, preferían quedarse sobre la arena disfrutando de un tenderete entre familiares y amigos o incluso lanzando farolillos voladores al aire, que sirvieron para ilumnar también el cielo imitando a las estrellas. Todo ello amenizado, eso sí, con la actuación de los dj de Primera Línea hasta altas horas de la madrugada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.