Esta iniciativa que tuvo una muy buena acogida, permitió al autor galdense explicar y exponer a través de su obra y sus creaciones la importancia y la influencia del hábitat de este municipio y, en definitiva, “que somos resultado de dónde nos hemos criado y dónde hemos vivido nuestra infancia”.

Es difícil no verse influenciado por la fuerza de las texturas y colores del paisaje de Gáldar y de sus estructuras como las viviendas de los antiguos canarios, o el tallado en la toba de esas casas en la que vivieron sus moradores.

“Primero con las plantas cruciformes, las de las casas superpuestas, , las vigas del Palacio del Guanarteme, las espalderas, los invernaderos, las plegarias; entre otras, condicionaron de manera clara la visión sobre el entorno y todo lo que lo habita”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.