Esta iniciativa se suma a otras acciones para el fomento y promoción de la educación entre los jóvenes que ya ha aplicado el Consistorio moyense, como el incremento en un 50 por ciento de las Becas de Ayuda al Estudio para el curso 2015-2016, que ha aliviado los costes en material escolar a más de 250 familias de la Villa con pocos recursos. Esta partida de subvenciones ha ascendido de los 20 mil euros de 2014 a los 30 mil en 2015, aumentando de 100 a 150 euros la beca a cada estudiante.

La concesión de estas ayudas ha estado sujeta a que sean destinadas íntegramente a sufragar la compra de libros y material escolar, y según los baremos establecidos por el personal técnico de la Concejalía de Servicios Sociales del Ayuntamiento de la Villa de Moya, encargado de evaluar cada caso y emitir la resolución de las solicitudes. Siendo requisito indispensable que el alumno becado sea menor de 18 años, curse Primaria o Secundaria y esté empadronado y conviva en el municipio de Moya. Con preferencia para aquellas familias que presenten mayores dificultades económicas en virtud de su renta y de sus cargas familiares.

Igualmente, los alumnos de Moya en situación de orfandad también han podido acogerse a las becas de la Fundación Alejandro Hidalgo 2015-2016, dirigidas de forma exclusiva a aquellos alumnos que vayan a cursar Educación Infantil, Primaria o Secundaria en cualquier centro público de enseñanza. Esta convocatoria fue emitida por el Ayuntamiento en virtud del convenio suscrito con la fundación que gestiona el legado educativo de este maestro y comerciante de Agüimes, nacido en 1851 en el seno de una humilde familia de labradores del sureste de Gran Canaria y afincado en la Villa de Moya, donde fue maestro, alcalde e hijo adoptivo del municipio.

Del mismo modo y durante los meses de verano, el Ayuntamiento de Moya en colaboración con La Caixa y Radio Ecca, desarrolló por cuarto año consecutivo el Programa Pro Infancia, para que 60 niños del municipio pudieran disfrutar de colonias infantiles, donde se realizaron actividades didácticas, de ocio y tiempo libre. Y, además, gracias al convenio firmado con Educo, por segundo año los chicos y chicas con menos recursos que acudieron a estos campamentos estivales, disfrutaron del almuerzo como vienen haciendo durante todo el curso en los comedores escolares, por un precio módico de 2 euros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.