Los cauces quedaron obstruidos por restos de vegetación, barro y piedras tras el temporal de los últimos días de octubre, cuando quedó obstaculizado la salida natural del agua al mar y se ha comenzado por los más afectados, los que desembocan en las playas de Melenara y Salinetas.

El Cabildo de Gran Canaria ampliará el radio de acción y en los próximos días intervendrá en los barrancos de Ojos de Garza y en el Barranco Real de Telde y proseguirá hacia el sur hasta el Barranco del Polvo y de Corralillos.

Los barrancos de Gáldar y Arucas también forman parte del plan de limpieza, así como el de la Ballena y el barranco de Gonzalo en Las Palmas de Gran Canaria, unas labores que, según la estimación inicial, el Cabildo valora en 300.000 euros, a lo que hay que añadir el coste del personal adscrito al Plan Insular de Empleo.

Además, en las zonas más complicadas, donde no pueda acceder la maquinaria y tampoco sea suficiente la extracción que puedan hacer los operarios contratados, intervendrán los Presa de Gran Canaria, adscritos a la Consejería de Medio Ambiente.
Se trata de personal especializado en extinciones de incendios forestales entrenados para el manejo de motosierras y desbrozadoras en situaciones complejas, por lo que permanecen alerta para actuar en cuanto sean requeridos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.