Los responsables técnicos de la obra han asegurado a Tomás Pérez que trabajarán “en horario intensivo, mientras haya luz”, para “recortar lo máximo posible los plazos de ejecución”, previstos en un principio de mes y medio a dos meses.

Tras los estudios e informes pertinentes se ha decidido que aunque el derrumbe del muro afectó directamente a unos 25 metros de vía se reparará un total de 40 metros.

El regidor se mantiene en contacto continuo tanto con el consejero de Carreteras, Ángel Víctor Torres, como con los responsables técnicos de la obra a quienes transmite la necesidad de que la se ejecute “con la mayor celeridad”, ya que este cierre provoca muchos problemas de conectividad a los vecinos de La Aldea de San Nicolás.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.