Desde las Concejalías de Urbanismo y Vías y Obras que dirige Heriberto Reyes Sánchez, se ha llevado a cabo las recientes obras de instalación de una red de imbornales que han permitido recoger el agua de lluvia dirigirla a través de la citada estación hasta el cauce del barranco, poniendo fin a un problema de acumulación de agua que se venía originando en esta zona.

Esta actuación se suma a los trabajos que con la colaboración del Ayuntamiento, ha llevado a cabo el Consejo Insular de Aguas de Gran Canaria que ha procedido a deprimir el tramo de la avenida de Bocabarranco donde también, y cada vez que llovía de forma intensa, se producían enormes charcos de agua, con los consiguientes problemas para el tráfico y la propia planta depuradora.

Estas labores han permitido comprobar en esta jornada de lluvia como ha mejorado el drenaje de las aguas, alcanzando una mayor fluidez en su recorrido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.