La próxima semana se celebrará la ¨tradicional ceremonia de entrega de grados¨ dónde el Maestro siempre enseña que en la tradición de las Artes Marciales Japonesas y Coreanas, el Cinturón Negro tiene un gran valor simbólico de respeto, y recuerda que el objetivo más importante no es haber superado un determinado programa técnico a nivel deportivo y marcial, sino el haberse formado dentro de una diciplina y filosofía muy especial heredada de la cultura Zen, como camino de autoconocimiento y evolución personal.

Además, Rosa Suárez consigue ser la primera mujer del noroeste en obtener el 5ª Dan, por lo que se valora doblemente sus más de cinco años de preparación y sacrificio para conseguir este nuevo grado y tener que compaginarlo con su vida como madres, trabajadoras y deportistas, todo un ejemplo digno de mérito.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.