A las 8 de la tarde tendrá lugar la apertura de la exposición “Paisaje cultural, paisaje neuronal” que recoge parte del trabajo último de Cristóbal Guerra. Hablamos de las series “Paisaje neuronal” –que da nombre a la exposición- y “Cerebros coralinos”.

Franck González, cuidador de la exposición, establece que la primera incluye una selección de óleos y acrílico sobre loneta, entre los que destacamos el homenaje que el pintor realiza a Celso Martín de Guzmán: “Retrato de Celso Martín de Guzmán después de contemplar, por vez primera, la Cueva Pintada”. Una pieza que, por su significación para el artista, se ha escogido como cartel de la muestra. Se incluyen también en esta serie otras referencias significativas como “Impression, soleil levant” –un homenaje a uno de sus pintores de cabecera, Monet- “Maiestas Domini” – otra referencia a la historia de la pintura a través del Pantocrator románico- y “Cerebro Atlántico” –un paso adelante en la imagen de la isla como una “casa sobre el agua” que el artista ha desarrollado desde hace ya algunos años-.

Presenta Guerra en esta muestra una segunda serie -“Cerebros coralinos”- integrada por esculturas realizadas con sarmientos de parras. Obras que enlazan con sus trabajos en torno a la cultura del vino que podremos conocer más en profundidad en el proyecto que prepara con Tato Gonçalves y que se inaugurará a finales de año en el San Martín Centro de Cultura Contemporánea.

En la serie “Cerebros coralinos” encontrará el visitante Casa-museo Antonio Padrón. Centro de Arte Indigenista otras referencias que perduran en su obra a lo largo del tiempo. Encontramos, por ejemplo, la dualidad “Palas Atenea” / “Medusa”, la eterna disputa entre la razón y la ira, algo que nos debería hacer reflexionar en estos tiempos. Levanta también Guerra nuevos homenajes en esta serie, como las piezas dedicadas a Juan Hidalgo, personaje clave en la cultura canaria del siglo XX; Jacques-Yves Cousteau, uno de los grandes divulgadores de la biodiversidad marina; y a Ramachandran – “Miembro fantasma”- uno de los pioneros de la neuroestética. “Paisaje cultural, paisaje neuronal” es una buena oportunidad para regresar al Museo Antonio Padrón y para conocer más de cerca la producción de uno de nuestros artistas de la generación de los ochenta más inquietos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.