Así se lo han transmitido al presidente del Cabildo, Antonio Morales, así como a Cipriano Marín, secretario general del Centro Unesco de Canarias y coordinador de la Iniciativa Starlight asociada a la Unesco, que durante tres días ha asistido a ambas personalidades en la visita de trabajo organizada por el Cabildo de Gran Canaria, donde fueron recibidos por Morales para darles a conocer la implicación institucional con el proyecto.

La visita de trabajo de Cotte y Ruggles, anunciada durante la presentación de las acciones relativas a Risco Caído para 2016, se enmarca así en la estrategia planificada por el Cabildo de Gran Canaria para la elaboración de un proyecto que culmine con su declaración como Patrimonio Mundial de la Unesco.

Tanto Cotte como Ruggles han formado parte del equipo multidisciplinar de trabajo que estos días ha visitado el área conformada por los denominados espacios sagrados de montaña integrados por Risco Caído y Acusa, en Artenara, el Roque Betayga, en Tejeda, Tamabada, en Agaete, y Barranco Hondo, en Gáldar.

Los dos cualificados especialistas han destacado la preservación de varios elementos de la antigua cultura aborigen de la Isla en el contexto de un paisaje muy singular que comprende hábitats trogloditas de carácter excepcional y manifestaciones arqueoastronómicas como las de Risco Caído, que hace del conjunto y del paisaje natural y cultural de la zona algo único a nivel mundial sin parangón en las 100.000 islas que existen en el planeta.

El Cabildo entiende que su iniciativa para lograr la declaración de Risco Caído con el máximo reconocimiento de la Unesco no es posible sin el concurso legítimo de la población local, por lo que algunas de las premisas de su plan contemplan no solo su conservación, sino la mejora de las condiciones socioeconómicas de la población de la zona.

El británico Clive Ruggles es el arqueoastrónomo más reconocido a nivel mundial, por ello ha sido tan importante para el Cabildo conocer su opinión sobre Risco Caído y los espacios sagrados de montaña. Ruggles coordina la iniciativa Astronomía y Patrimonio Mundial de la UNESCO y preside la Comisión de la Unión Astronómica Internacional de Patrimonio y Astronomía.

Profesor emérito de Arqueoastronomía en la Escuela de Arqueología e Historia Antigua en la Universidad de Leicester, Reino Unido, ha trabajado en muchas partes del mundo y publicado numerosos libros, documentos y artículos sobre estos temas, desde la Europa prehistórica y América precolombina hasta las astronomías indígenas en África. Tiene proyectos de trabajo de campo en curso en Perú y Polinesia.

Es una de las principales figuras en la iniciativa conjunta de la Unesco y la Unión Astronómica Internacional que trabaja para promover, preservar y proteger los lugares de astronomía y arqueoastronomía más importantes del mundo y en 2010 obtuvo el premio “Carlos Jaschek” de Astronomía Cultural por su contribución al campo.

Por su parte, Michel Cotte, consejero de ICOMOS (Consejo Internacional de Monumentos y Sitios), organismo responsable de proponer los bienes que reciben el título de Patrimonio Cultural de la Humanidad. Cotte, que es el portavoz del ICOMOS ante el Comité del Patrimonio Mundial de la UNESCO, ha aportado estos días su visión e interés de los paisajes culturales, contribuyendo a mejorar el complejo expediente que el Cabildo deberá formular como requisito administrativo previo a la declaración de Risco Caído como Patrimonio de la Humanidad.

También han participado en la inspección de las zonas, prevista en los planes para impulsar la declaración de Risco Caido como Patrimonio Mundial, el consejero de Cultura del Cabildo, Carlos Ruiz, el arqueólogo y director científico del proyecto de Risco Caído, Julio Cuenca, el astrónomo del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) Juan Antonio Belmote, los alcaldes de Tejeda y Artenara, Francisco Juan Perera y Roberto García, y José de León, inspector insular de Patrimonio Histórico del Cabildo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.