La figura de la castañera no faltó a su cita con los más pequeños de esta escuela infantil, que fiel a la tradición en esta víspera del Día de los Difuntos y Todos los Santos, quiso regresar para mantener viva la costumbre de disfrutar de su sabor una vez asadas y tras la primera recogida de este fruto.

Unos 80 niños, entre uno y tres años de edad disfrutaron del cuento de María “la castañera” y en su presencia vieron asar las ricas castañas que degustaron y además pudieron llevar a sus casas, manteniendo viva esta tradición de la víspera del uno de noviembre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.