Las dos visitas programadas de carácter gratuito se llevarán a cabo a las 10.00 y a las 11.30 horas en el marco del programa divulgativo impulsado por dicha unidad denominado ‘Patrimonio Abierto’, y estarán dirigidas por técnicos de la Unidad de Patrimonio Histórico del Cabildo de Gran Canaria y de la empresa ARQUEOCANARIA SL, adjudicataria de los trabajos de excavación que se han llevado a cabo en el citado enclave costero que según los especialistas, arrojará información sobre el modelo de vida de los antiguos canarios asentados en este espacio singular de la costa de Gáldar, antigua capital prehispánica de la isla, así como sobre su manera de explotar el medio marino y la forma doméstica en que organizaron el espacio en el que vivieron, trabajaron y se relacionaron.

Hay que recordar que el hallazgo de la Cueva de Playa Chica de Sardina del Norte (calificado como excepcional por los técnicos), lo puso en conocimiento del Cabildo un ciudadano hace unos meses.

Los interesados pueden solicitar información o cumplimentar su inscripción en la Oficina de Información y Atención al Ciudadano del Cabildo de Gran Canaria (a través de la página web www.grancanaria.com (a través del siguiente formulario: http://cabildo.grancanaria.com/web/portal/formulario-generico-visitas-patrimonio), del teléfono 928 219 229 o de forma presencial, en las oficinas del Cabildo en la calle Bravo Murillo, 23, accediendo por Pérez Galdós, de lunes a viernes, de 8.30 a 14.00. El punto de encuentro de los asistentes a estas visitas serán las escaleras de bajada a la Playa Chica de Sardina.

Los materiales arqueológicos encontrados en la cueva son abundantes, entre los que destacan básicamente malacofauna e ictiofauna, a los que se suman otras evidencias de fauna terrestre y, con bastante menor presencia, industria lítica y cerámica. Este nuevo yacimiento que ya se ha sumado al inventario arqueológico de Gran Canaria que el Cabildo está en curso de elaboración, permitirá a los arqueólogos realizar una lectura diacrónica de los comportamientos de los antiguos habitantes de la zona, dado que la conservación de una importante secuencia estratigráfica se convierte en la mejor vía de estudio arqueológico. Según los primeros estudios el nuevo yacimiento debió formar parte del conjunto de cuevas naturales y artificiales que en época indígena se abrían en el cantil de Sardina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.