El Ayuntamiento de Gáldar ha puesto en marcha en los semáforos instalados desde el Centro de Salud hasta la Plaza del Cristo un nuevo sistema de señales acústicas para invidentes que se instala y pone en funcionamiento a través de la tecnología bluetooth de los teléfonos móviles, siendo el primer municipio de Gran Canaria que lo pone en funcionamiento.

Este martes, el alcalde de Gáldar, Teodoro Sosa Monzón, junto al Presidente del Consejo Territorial de Canarias de la ONCE, Miguel Ángel Déniz Méndez, hicieron uso de este nuevo sistema que activa las señales acústicas de los semáforos ubicados en la Bajada de las Guayarminas, para avisar a los peatones invidentes que se encuentra en verde y pueden cruzar la vía con seguridad.

“Estamos muy contentos porque esta medida favorece la accesibilidad en el municipio y aumenta nuestra seguridad por lo que reconocemos y valoramos el esfuerzo que ha realizado el Ayuntamiento de Gáldar que ha dado un buen ejemplo pensando en el conjunto de la sociedad”, señaló el representante de la ONCE en Canarias.

Es por ello que espera que esta medida pueda ser adoptada por otros municipios de la isla para poder seguir trabajando en dotar los nuevos equipamientos urbanos de estos sistemas que facilitan la accesibilidad.

Estos semáforos fueron instalados cuando se realizaron las obras de mejora y acondicionamiento de la Bajada de las Guayarminas y a través de la Concejalía de Urbanismo que dirige Heriberto Reyes Sánchez se quiso incorporar este sistema de conexión a bluetooth para que las personas invidentes puedan conocer cuándo es el momento en el que el color verde se activa y se puede cruzar el paso de peatones.

A través de Bluetooth, este tipo de señales detectan la presencia de una persona ciega que llevará activado el Bluetooth de su móvil, y comienzan a emitir una señal acústica de orientación para que esta persona pueda localizar la situación exacta del poste que emite dicho sonido.

Una vez que lo ha localizado, el peatón activa el botón para que el semáforo se ponga en verde, momento en el que comenzará una señal acústica de activación, que avisa de que se ha dado la orden para que el semáforo deje de estar en rojo.

Por último, se emite una nueva señal acústica de paso, que no es otra que el tono característico intermitente, que informa al usuario de la posibilidad de efectuar el cruce. Una vez que el peatón ha cruzado, el sistema retorna a su situación original de reposo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.