El Alcalde de Gáldar, Teodoro Sosa  Monzón, y el adjudicatario del albergue de Juncalillo de Gáldar, Airán Cubas Moreno, firmaron este martes el contrato de arrendamiento de este inmueble de propiedad municipal situado en las medianías, con el que el Ayuntamiento de Gáldar quiere volver a dotar a la zona de un lugar de alojamiento y servicio de restauración, y destinarlo a fomentar el turismo rural. El próximo 3 de junio abrirá sus puertas el Gastrobar “La Posada de Juncalillo” y el 1 de agosto lo hará el Hostel Rural Juncalillo, con una oferta alojativa de ocho habitaciones dobles y una triple y con el deseo de potenciar el “modo de vida y las costumbres” de esta zona alta de Gáldar junto a sus tractivos paisajísticos y con actividades paralelas atractivas para los visitantes.

Con esta premisa Airán Cubas Moreno y Pedro Juan Hernández Déniz optaron a su adjudicación con la ilusión puesta en volver abrir las puertas de las antiguas escuelas rurales convertidas en albergue y con el deseo en esta nueva etapa de convertirlo en Hostel Rural.

Teodoro Sosa felicitó a los nuevos adjudicatarios y les deseó los mayores éxitos en este proyecto empresarial que arranca el día tres de junio, primero con la apertura del gastrobar y dos meses más tarde, con todo el inmueble abierto al turismo. El alcalde se congratuló de que existan personas del propio lugar dispuestas a apostar por este proyecto turístico y dar a conocer a todos los visitantes este enclave privilegiado.

El concejal de Turismo y Desarrollo Socioeconómico del ayuntamiento de Gáldar, Agustín Martín Ojeda, presente también en la firma, expresó su satisfacción por poder volver abrir este establecimiento y espera que se logre reactivar la actividad para la que fue pensada, siendo un lugar de visita obligada para todas aquellas personas que quieran conocer nuestras medianías.

Y es que tras la firma del contrato que tiene una duración de diez años, Juncalillo de Gáldar volverá a contar con esta actividad que dará mayor vida a este pago de las medianías y permitirá dar a conocer todo su entorno y el modo de vida rural.

Airán Cubas es natural de Juncalillo y aunque trabaja y regenta actualmente una peluquería en el municipio de Telde, expresó su deseo de recuperar aquellos recuerdos de la niñez y el modo de vida de esta zona de donde procede y a la que volverá a vivir, para junto a su pareja, Pedro Juan Hernández Déniz abrir nuevamente las puertas de este alojamiento y su servicio de restauración.

La reciente candidatura de Risco Caído a Patrimonio Histórico de la UNESCO, la belleza natural de este lugar, la calidad medioambiental de sus cielos y sus lugares más cercanos como el BIC de Barranco Hondo, junto a las actividades agrícolas y ganaderas de la zona alta de Gáldar, son atractivos más que suficientes para ofrecerles a los visitantes en un lugar donde se pueda conocer las costumbres más arraigadas de esta tierra, añadieron.

 

 

Comentarios

  1. Que bueno y qué ilusión me hace saber que hay gente bien preparada para tal albergadura !!
    Enhorabuena para los dos arrendatarios .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.