Mari Pino Vega Ramos celebró este viernes uno de los días más importantes de su vida. Después de 47 años de carrera profesional, este viernes celebró la feliz llegada de la merecida jubilación, lo que reunió a compañeros, su madre, María Ramos Mendoza, y dos de sus hijos, Lidia y Víctor, en una pequeña despedida en el Centro de Salud de Gáldar.

Tras 38 años de trabajo en Gáldar, Mari Pino se ganó a pulso el apelativo cariñoso de “la matrona” y es que casi de 4 décadas dan para mucho, y como ella misma dice, por su consulta pasaron miles de mujeres –y sus maridos, puntualiza- con las que cumplió su función de asistencia y acompañamiento durante el embarazo, parto y posparto.

Mari Pino Vega se diplomó en enfermería, tarea que desempeñó durante 9 años en la península. Durante este periodo se formó en ginecología y obstetricia, y desde 1979 ha desempeñado su función de matrona en el Centro de Salud de Gáldar. Desde hace 25 años también ha realizado las mismas funciones 1 vez por semana en Agaete y en algunos periodos ha sustituido a otras compañeras, abarcando todo el norte de la isla.

Ella presume orgullosa de haber sido la compañera de viaje de muchísimas parejas en el momento más importante de sus vidas, trabajando conjuntamente la preparación al parto con visitas a los paritorios, ejercicios acuáticos en piscinas, clases de educación maternal, consultas, etc. La primera, hace cerca de 40 años; la última, hace escasos días, por lo que “sus niños”, abarcan ya varias generaciones.

Mari Pino es también una mujer de fuertes convicciones sociales: desde hace varios años es voluntaria de Cruz Roja Española, primero en la Asamblea Local de Gáldar, que presidió durante varios años su marido, el siempre recordado Juan Isidro Suárez, y ahora en la Asamblea Comarcal del Norte de Gran Canaria. Hace escasos días se le pudo ver recaudando fondos en la calle larga por el Día de la Banderita, que celebra esta organización cada año. Esa misma vocación social le llevó a participar activamente en la política municipal hace ya 22 años, siendo elegida concejala del Ayuntamiento de Gáldar durante 16 años, 12 de ellos en el grupo de Gobierno, dirigiendo áreas como los Servicios Sociales o el Desarrollo Local del municipio, y los últimos cuatro años en la oposición municipal, donde desarrolló una labor más que digna.

También fue durante 14 años presidenta del AMPA del CEIP San Isidro, hasta que su hija menor, Virginia, pasó al instituto. Recordadas son en el barrio las famosas carrozas que el AMPA preparaba para las fiestas del barrio y otras actividades desarrolladas durante todo el año.

Mari Pino “la matrona”, afronta a partir de ahora una nueva etapa, más calmada, más pausada, pero seguramente igual de intensa, en la que continuará colaborando con los futuros padres y madres y en todas aquellas iniciativas que le sean propuestas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.