Han comenzado las obras de movimiento de tierra para mejorar la seguridad y visibilidad de una de las curvas más estrechas de la GC 220 en la subida a Hoya de Pineda realizadas por la Consejería de Obras del Cabildo de Gran Canaria.

Esta actuación permitirá mejorar las condiciones de la vía,  precisamente en uno de las curvas más problemáticas para el tráfico de los vehículos que acceden a zona de las medianías.

El alcalde de Gáldar, Teodoro Sosa, mostró su satisfacción por el comienzo de estas obras y por la solución dada a esta vieja demanda vecinal y agradeció  las gestiones realizadas con los  propietarios del suelo, Maximiano Moreno y Juan Ríos, para la autorización del desmonte, realzadas por parte del presidente de la asociación vecinal Montaña el Agua de Caideros, José Mendoza y el Ayuntamiento galdense.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.