Con la resaca aún de las multitudinarias Rama y verbena de amanecida del día anterior se despertaban bien temprano los vecinos de Barrial este domingo para cumplir, un año más, con su patrona, Nuestra Señora de los Desamparados.

A las 12 del mediodía daba comienzo la función religiosa, oficiada por el párroco del barrio, Marcos Arencibia, quien oficiaba su primera función religiosa en honor a la Virgen desde su llegada al barrio.

Una hora más tarde, el repique de campanas y el lanzamiento de salvas indicaban la salida procesional de la imagen, obra del escultor Juan Borges Linares, acompañada por las reinas de las fiestas y sus respectivas cortes, la corporación municipal, encabezada por el alcalde, Teodoro Sosa junto a las pregoneras de las Fiestas, las hermanas Rodríguez Álamo y el presidente de la comisión de fiestas, José Rodríguez Quintana.

A su llegada al campo de fútbol los jugadores del Cruz de Barrial ofrecieron los trofeos logrados durante la temporada a la virgen, agradeciéndole los éxitos deportivos con una ofrenda floral a la imagen.

Una vez terminada la procesión llegó el turno de disfrutar en casa del tradicional almuerzo familiar. Un breve descanso y de nuevo para la plaza, porque a las 6 de la tarde esperaba la vaca para ser ordeñada y cuya leche fue degustada por los presentes. Una tradición la de la ordeñada de la vaca que se remonta a los años 70 del siglo pasado.

Seguidamente, la Batalla de Flores dio rienda suelta al desenfreno y a la “guerra sana” vecinal, en la que grandes y pequeños lanzaban con ganas las bolas de confeti.

Finalmente, el día grande concluyó con la gala artística con la actuación de SwingStar en la plaza José Rodríguez Quintana.

ENLACE A LA GALERÍA DE IMÁGENES.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.