Una animada y reivindicativa movilización en favor del pueblo saharaui recorrió este viernes las calles del casco de Gáldar, con la participación de los estudiantes de Secundaria del municipio, profesorado, ONGS y colectivos solidarios, así como el alcalde de la ciudad, Teodoro Sosa; el consejero de Cooperación Institucional y Solidaridad Internacional del Cabildo de Gran Canaria, Carmelo Ramírez; la concejal de Solidaridad del consistorio, Ana Teresa Mendoza y de Participación Ciudadana, Nuria Esther Vega, que encabezaron la marcha por el Sáhara.

Casi una decena de pancartas alusivas a la situación que hace más de 40 años lleva padeciendo el pueblo saharaui fueron portadas por los estudiantes de los IES Saulo Torón y Roque Amagro que hicieron el recorrido a ritmo de batucada y hasta llegar al polideportivo municipal Juan Vega Mateos donde se celebraron diferentes talleres para promover el valor de la solidaridad.

Al llegar al recinto deportivo, tomaron la palabra la concejal del área quien agradeció a los estudiantes su participación e implicación en estas Jornadas Solidarias que han permitido a los colegios profundizar y conocer mejor, con testimonios cercanos, cuál es la realidad que vive el pueblo saharaui y cómo continúa su lucha por su independencia.

El consejero Carmelo Ramírez quiso poner el acento en el valor que han tenido los escolares para denunciar esta situación del pueblo saharaui y su deseo para que sean independientes en su territorio el Sáhara Occidental, en definitiva trabajar por una sociedad más justa y libre.

Por su parte, el alcalde de la ciudad, Teodoro Sosa, destacó los estrechos lazos históricos con el pueblo saharaui. Gáldar piensa en clave solidaria, en clave de hermandad, porque allí tenemos también nuestras raíces, señaló.

Un alumno de El Roque además leyó un manifiesto en apoyo al pueblo ssaharaui donde recordó la trayectoria histórica de este problema desde 1973 cuando se creó el Frente Polisario para reivindicar la soberanía del pueblo saharaui sobre el territorio recordando que en 1991 abandonó la lucha armada en espera de una solución pacífica que todavía no ha llegado y como en la actualidad los saharauis viven gracias a la ayuda externa para garantizar su subsistencia y la educación de sus habitantes.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.