El Cabildo de Gran Canaria ha puesto en funcionamiento el nuevo alumbrado público en la carretera del norte (GC-2) entre Quintanilla y San Andrés con 72 puntos de luz con luminarias LED que garantizan la máxima protección de la avifauna nocturna, más concretamente de las pardelas que anidan en la zona cada año en el mismo sitio entre abril y noviembre.    

Son luminarias LED con filtro PC-ámbar diferentes a las de color naranja o amarillo habituales y que emiten luz fuera del espectro del ultravioleta que es el que daña a las aves.

Las luminarias, ubicadas a lo largo de 2 km, descansan sobre columnas de 10 metros de poliéster reforzado con fibra de vidrio, materiales ideales para entornos marinos ya que resisten mejor la corrosión.

“Con esta actuación damos respuesta a una reivindicación de los vecinos de la zona porque para ellos esta carretera es prácticamente una travesía urbana”, informó el consejero de Obras Públicas e Infraestructuras, Ángel Víctor Torres, en la puesta en funcionamiento del alumbrado junto al alcalde de Arucas, Juan Jesús Facundo.

La nueva iluminación dotará de mayor seguridad a la vía tanto para los peatones como los conductores. “Queremos dar seguridad a las vías insulares apostando por la sostenibilidad y la eficiencia energética”, agregó el también vicepresidente primero.

Las luminarias provocan una mínima contaminación lumínica, con una emisión de luz a la atmósfera  por debajo del 1 por ciento. “Con este tramo del nuevo alumbrado damos un paso más para sustituir de manera progresiva la iluminación de la red insular de carreteras por otra más moderna, económica y sostenible”, concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.