El pasado sábado finalizó la liga insular de ajedrez por equipos, donde el equipo galdense acabó en un más que meritorio sexto puesto de la categoría Preferente.

La misión no era nada sencilla. La dirección del club cebollero decidió poner su primer equipo en manos de las jóvenes promesas locales, renunciando así, a la posibilidad de realizar algún fichaje que diera mayor estabilidad y experiencia a un equipo en pleno crecimiento y cuyo objetivo prioritario era la permanencia en la categoría de oro del ajedrez insular.

Un comienzo complicado

El calendario no facilitó la labor de la cenicienta de un grupo formado por diez equipos, ya que la escuadra norteña, único conjunto que no contaba en sus filas con al menos un jugador con Elo superior a 2000 puntos, arrancó la temporada enfrentándose en las dos primeras jornadas al Club de Ajedrez Guía y al Hotel Avda. de Vecindario, equipos que a la postre quedarían Subcampeón y Campeón respectivamente.

Lección de madurez

Tras las duras derrotas por 4-0 sufridas en las dos primeras rondas, llegaría el punto de inflexión para este equipo cargado de canteranos.

En la tercera jornada, el cuarteto titular durante prácticamente toda la temporada formado por Carla Sosa (Sub18), Raúl Sánchez, y los gemelos Joel y David Pérez (Sub14), visitarían el feudo del Villa de Teror, con el Gran Maestro serbio Dragan Barlov a la cabeza… Y lo que parecía que sería la tercera derrota consecutiva, se convirtió en la sorpresa de la jornada, logrando un valioso empate que dio muchas alas al equipo de los Guanartemes, logrando mantenerse invicto durante cinco jornadas consecutivas, cosechando dos victorias y tres empates que cimentaron la permanencia en la categoría.

Espíritu luchador

En las dos ultimas jornadas, y a pesar de las derrotas cosechadas, el cuarteto galdense consiguió minimizar los daños, al obtener en los duelos ante el Anand y Grandama 3 puntos de oro con los que fue posible conservar la sexta plaza y eludir el descenso de categoría.

El resto de filiales también rindió a buen nivel, ya que todos lograron mantener la categoría.

En Primera A, el primer filial del Sociedad la Montaña se alzó con el subcampeonato de la fase regular. Teniendo que jugar una liguilla de ascenso bastante absurda, ya que al tener representación en la máxima categoría, el propio reglamento de la competición impedía su ascenso.

En Primera B, el conjunto Cebollero mostró una capacidad de superación digna de encomio.

Tras finalizar la fase regular en un más que honroso quinto puesto, tuvo que seguir luchando en una “liguilla a 4” para eludir el descenso. 

A los habituales Arístides Moreno, Juan Pedro Reyes, Luis Macías, Jesús Bolaños e Isidro Suárez, se sumó al fin de fiesta Jose Ángel Guillén, pieza clave en el último encuentro frente al Anand B, ya que obtuvo el punto necesario para conseguir la permanencia en la categoría de plata.

En los dos grupos de Segunda, los filiales D y E del club Cebollero también conservaron la categoría, demostrando una vez más, que el compromiso y calidad de esta gran familia son dignos de admirar.

Próxima parada: Campeonato de Canarias por equipos, que se disputará en Vecindario entre los días 13 y 16 del presente mes.

El detalle completo de los encuentros y clasificaciones de todos los grupos de la liga insular puede consultarse en http://chess-results.com/tnr418365.aspx?lan=2&art=0&turdet=YES&flag=30

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.