Becky G

La Plaza de San Pedro de El Valle de Agaete acogió este sábado la Lectura del Pregón a cargo de José Antonio Rodríguez Socorro en la que recorrió con sus memorias el camino de ida y vuelta al pinar de Tamadaba en busca de la tradicional Rama.

El acto estuvo presidido por su alcalde, Juan Ramón Martín, y teniente alcalde y consejera insular, Inés Miranda, acompañados por parte de la Corporación municipal, dirigido por Sandra Cabrera. La presentadora dio paso a cada uno de los protagonistas de la noche que comenzó con la actuación musical del dúo formado por Jorge Granados, a la guitarra, y Alba Pérez poniendo voz a cada uno de los temas.

Tras ellos, subió al escenario José Manuel Lugo para ofrecer un esbozo del pregonero, de quien recordó que nació en Las Palmas de Gran Canaria, realizó estudios en el Conservatorio de la capital y es Licenciado en Administración y Dirección de Empresas, miembro del grupo Los Gofiones y, además, un apasionado por la cultura y tradición canaria.

José Antonio Rodríguez tiene señalada en su agenda cada 28 de junio una ineludible cita con el Valle de Agaete que comienza la noche antes con el inicio del Camino de La Rama acompañado de romeros y romeras, siempre en un ambiente festivo y muy emotivo.

El pregonero ha recordado que una vez comienza el camino “poco a poco a mostrar su dureza”, y por eso, Rodríguez ha recordado que lo importante es “ir al golpito”, no apurarse y disfrutar de todas y cada una de las paradas como la Cueva del Chícharo o la Fuente de la Gotera.

El pregonero ha subrayado que lo más importante son las charlas y la amistad durante el camino que “es lo que te hace apreciar lo majestuoso del pinar”. Una vez allí, “tras pasar el Cruce de los Zancones y el paso de la tubería, verdadero rompe piernas, podemos llegar y descansar un poco tumbados sobre la pinocha”.

“Llegamos a Siete Pinos y empezamos a oler a poleo, nos echamos las últimas latas de sardinas y llegamos al punto de encuentro en La Laguna, donde nos esmeramos en darle forma a las ramas”. Rodríguez ha recordado que la bajada es donde “sacudimos todo lo negativo y nos ayuda a renovarnos”.

“Por la emotiva entrada de La Rama en la Iglesia y las muchas vivencias personales me unen con El Valle de manera tan especial”. Finalmente, 

José Antonio Rodríguez Socorro culminó su pregón recitando unas décimas escritas por su amigo José María Dávila y cuyas últimas líneas rezaban:

“La Rama ya está en la cuesta y la banda nos envuelve
Queriendo tocar el cielo nuestra rama, baila y crece
Se encamina hacia la iglesia un intenso bosque verde, que si fuera
El mar, se alborota en sus vaivenes, rama pura del pinar que aquí
Yo les pregono a ustedes”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.