Este viernes, 24 de enero, se cumplen 41 años de la rotura del estanque de la calle Martinón León, en Gáldar, que provocó una riada que inundó casas y destrozó más de una decena de coches y motos. Además, fue causa del fallecimiento de un vecino del municipio.

El suceso está relacionado con la borrasca atlántica que afectó aquellos días de 1979 a Canarias, centrada entre Azores y Madeira con 992 milibares arrastró frentes fríos que atravesaron el archipiélago, ocasionando precipitaciones fuertes en los sectores oeste, suroeste y centro.

Aunque el estanque solo albergaba unas 20 horas de las 80 que podía almacenar, la presión del agua fue suficiente para acabar rajando el muro, sobre el que algunos vecinos ya habían advertido de su mal estado previamente, según recogen las crónicas de prensa de la época.

La rotura del muro provocó que toda esa agua discurriera calle abajo por la calle Martinón León, popularmente conocida hoy como «bajada de los taxis», arrastrando vehículos y motos e inundando viviendas a su paso. Algunos vehículos fueron encontrados a más de 200 metros de donde se encontraban estacionados.

Ese caudal de agua fue causa directa del fallecimiento de un vecino, Domingo Chinea Santana, que aunque pudo escapar de la corriente de agua refugiándose en el desaparecido edificio de Educación y Descanso, falleció a causa de un infarto de la impresión de lo vivido.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.