El pasado sábado, con la organización del club de ajedrez San Mateo, se celebró en el pabellón de deportes de Santa Brígida el zonal norte Sub 8-10. Campeonato clasificatorio para obtener plaza en la final de los juegos de Gran Canaria.

Cinco valientes guerreros representaron a Gáldar, en lo que para ellos fue la primera toma de contacto con el ajedrez de competición.

En categoría Sub 10 se dieron cita medio centenar de jóvenes, siendo Álvaro García Molina el único representante de la Escuela de Ajedrez de Gáldar.

La inexperiencia en torneos, ser principiante en esta categoría, y el poquito tiempo que lleva en clase buceando por las 64 casillas, no amilanaron al intrépido canterano Cebollero, que acabó cuajando una magnífica actuación que le permitió conseguir 4 victorias en las siete rondas disputadas, finalizando en un más que meritorio 18º puesto.

En categoría Sub 8, el Sociedad la Montaña estuvo representado por cuatro talentos:

Martín Cubas Rodríguez es el benjamín de la escuela y ¡la alegría de la huerta!… Poco le importó ser el Sub 7 más pequeño, él aceptó el reto sin dudarlo, y como bien manifestó el lunes en clase, “¡yo fui el que más se divirtió!”… creo que hay poco más que añadir. Esta es sin duda alguna, la actitud necesaria para que un niño evolucione en cualquier disciplina de forma saludable.

Aún así, no regresó de “vacío”, ya que junto a su medalla de participación, se trajo en sus alforjas 1,5 puntos, merced a un empate y su primera victoria en competición oficial.

Esteban Domínguez Apraiz y Martín Domínguez Apraiz, tanto monta monta tanto.

Este par de gemelos Sub 7 no subió al podio final de milagro, ya que estuvieron buena parte del torneo jugando en las primeras mesas.

Martín acabó 4º, consiguiendo 4 puntos en las seis partidas que disputó, y una gran tarjeta de 4 victorias y dos derrotas. Clasificado para la final, tendremos ocasión de volver a ver a este diamante en bruto desplegar todo su potencial en el tablero.

Esteban finalizó 6º, empatado a puntos con su hermano, y con una tarjeta de 3 victorias, 2 empates y una sola derrota. Brillante actuación de estos jóvenes baluartes que acaban de aterrizar en la escuela Galdense, y que repetirán categoría el próximo año.

Miguel Royo Pérez, ¡la guinda del pastel!.

Si la gran actuación del resto de compañeros ya era digna de encomio, lo conseguido por este genio fue un broche final excepcional. Miguel subió al cajón obteniendo la medalla de plata.

Con 5 victorias y una sola derrota (ante el campeón Rafael Martínez Correa), este joven talento entra pisando muy fuerte en el panorama ajedrecístico insular.

¡Enhorabuena y a seguir divirtiéndose!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.