El Ayuntamiento de Gáldar, a través de la Concejalía de Medio Ambiente que dirige Ulises Miranda, ha llevado a cabo la instalación de dos puntos de recarga y aparcamiento para vehículos de movilidad personal (VMP) de uso gratuito en el casco del municipio con capacidad para ocho vehículos.

El consistorio galdense se suma así a ayuntamientos como Las Palmas de Gran Canaria o Santa Lucía de Tirajana, que han comenzado con la instalación de estos elementos en zonas públicas con el objetivo de fomentar una movilidad sostenible a través de vehículos no contaminantes en el interior de las ciudades.

La instalación de estos cargadores se ha llevado a cabo contando con una partida de 5.373,49 euros financiados por la Consejería de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial del Gobierno de Canarias, a través del convenio firmado con la Federación Canaria de Municipios (FECAM) para la redacción o actualización de los Planes de Acción para el Clima y la Energía Sostenible (PACES) de los Ayuntamientos de la Comunidad Autónoma de Canarias. Al ser Gáldar uno de los municipios de Gran Canaria que cuentan ya con PACES en vigor -aprobado el pasado mes de diciembre-, se ha posibilitado la ejecución de una de las acciones incluidas en el Plan, en este caso incluida en la promoción de la red de recarga para vehículos eléctricos en el municipio.

La infraestructura cuenta con un sencillo sistema que permite al usuario abrir el soporte, estacionar el vehículo en una plaza disponible y conectar el transformador de carga. Tras cerrar la puerta, el propio usuario introduce un código de bloqueo personal que imposibilita la apertura del compartimento. Tras la reapertura por parte del usuario el código se elimina y queda disponible la plaza para ser utilizada por un nuevo usuario. Los cargadores, que son distribuidos por la empresa YUPCHARGE Canarias, se encuentran instalados en la calle Guayasén, en pleno corazón de la Zona Comercial Abierta del casco, y en la calle Guaires, dando servicio al polideportivo y la biblioteca municipal. Con esta iniciativa el consistorio galdense comienza a dar servicio a los nuevos tipos de movilidad a través de ‘modos blandos’ de desplazamiento, como son considerados los VMP, que no contaminan, son económicos, rápidos y eficientes, y ayudan a la descongestión del tráfico en ciudades.

Desde el consistorio se recuerda la normativa de circulación de este tipo de vehículos, cuya circulación está prohibida por zonas peatonales y aceras, y se limita en vías urbanas a una velocidad máxima de 25 kilómetros por hora. Además, los usuarios de este tipo de vehículos deberán tener más de 16 años, y será sancionable la conducción nocturna sin alumbrado, la circulación de más de una persona encima del vehículo, utilizando el teléfono móvil o auriculares conectados, así como conducir el patinete bajo los efectos del alcohol o de las drogas. En caso de infracción por parte de un menor de 18 años, la legislación vigente contempla que serán los padres o tutores quienes responderán solidariamente de la infracción cometida por el menor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.