La nueva ordenanza de control y tenencia de animales de Gáldar, promovida por la concejalía de Bienestar Animal, que dirige Rafael Pérez, fue aprobada de forma definitiva en el Pleno ordinario de julio celebrado en la mañana de este jueves. El reglamento, que cuenta con 151 artículos y tres disposiciones, pretende garantizar la sensibilidad colectiva de los vecinos del municipio hacia comportamientos humanitarios y propios de una sociedad moderna en el trato de los animales, garantizar su mantenimiento y salvaguarda, el respeto, la defensa y la protección de los animales, haciéndolos compatibles con la higiene, la salud pública y seguridad de las personas y bienes de este término municipal. 

Así, la ordenanza, un compromiso que se había puesto este Ayuntamiento, otorga una gran relevancia a la consideración de los animales como bien jurídico a proteger y se ajusta a los últimos regímenes jurídicos de los animales y a las nuevas sensibilidades, así como a la Declaración Universal de los Derechos de los Animales, aprobada por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), y posteriormente por la Organización de las Naciones Unidas (ONU). En la misma se recoge el derecho de todos a disfrutar de un medio ambiente adecuado y el deber de conservarlo.

En su artículo 77 la nueva ordenanza establece como infracciones muy graves, entre otras, los malos tratos y agresiones físicas, el abandono, las peleas de perros o de tiro al pichón, o el incumplimiento, por parte de los establecimientos de venta de animales, de las obligaciones sanitarias que pesen sobre ellos. Para estas infracciones las multas van de los 1.502,54 hasta los 15.025,30 euros.

En cuanto a las infracciones graves, se establecen: el mantenimiento de animales sin la alimentación necesaria o en instalaciones indebidas, la esterilización, la práctica de mutilaciones y el sacrificio de animales sin control veterinario o en contra de las condiciones y requisitos establecidos por la Ley, la no vacunación o la no realización de tratamientos obligatorios a los animales domésticos de compañía, la venta de animales de compañía en forma no autorizada o la cría y comercialización de animales sin las licencias y permisos correspondientes, entre otras. Para estos casos las sanciones van de los 150,26 hasta los 1.502,53 euros.

Asimismo, se cuentan como infracciones leves la posesión de perros no censados o no identificados, la no tenencia o la tenencia incompleta de un archivo con las fichas clínicas de los animales objeto de vacunación y de tratamiento obligatorio, la venta de animales de compañía a quienes la Ley prohíba su adquisición, la donación de un animal de compañía como reclamo publicitario, la tenencia de animales en lugares donde no pueda ejercerse sobre ellos la adecuada atención y vigilancia, la no recogida de excrementos de los animales por parte de los propietarios o tenedores o por no llevar adecuadamente sujeto el animal por medio de correa o collar o cualquier otro sistema de sujeción seguro y adecuado a la especie en la que se usa. Las multas en estos casos van de los 30,05 hasta los 150,25 euros.

Por otro lado, se regula también la tenencia de animales potencialmente peligrosos y sobre el control de las colonias felinas. En este sentido, el Ayuntamiento podrá promover la gestión de las colonias con el objeto de minimizar las molestias producidas al vecindario, reducir los riesgos sanitarios, evitar la superpoblación y mejorar su calidad de vida. 

En otras medidas destaca que los animales podrán viajar en los taxis si el conductor del mismo lo permite y dentro de ‘transportín’ adaptado a su tamaño, se podrá tener animales de corral en viviendas de núcleos urbanos si cumplen las normas sanitarias y se permitirá la circulación o permanencia de animales domésticos en las playas en aquellos casos donde no haya una prohibición expresa para ello.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.