Los aeropuertos están sujetos a la misma rutina: facturar las maletas, pasar el control de seguridad con el consiguiente striptease y baile de “¿Tengo algo en los bolsillos, un collar que pite o incluso una horquilla?”, comprar algo en el Duty Free o alguna revista y sentarte resignada hasta que aparezca el número de puerta…