Las cuentas municipales comienzan a tomar algo de sentido y parecen colocarse en el camino correcto: el de la reducción de la deuda y la recuperación. Esto permitirá que los próximos años los ciudadanos puedan contar con mejores servicios y con menos problemas financieros y tributarios, con un Ayuntamiento que, si sigue en el camino que va, estará saneado en unos años.

2013 fue también el año en el que cuatro grandes proyectos para Gáldar siguieron avanzando, y quizás 2014 los vea materializarse. El instituto Saulo Torón, por el que hemos pasado miles de galdenses, podría contar ya con un nuevo y moderno edificio, según las promesas del Gobierno de Canarias, que dicen que comenzará a construirse en 2014, después de que la publicación de la exposición pública del proyecto en el BOC anunciara su licitación “antes de finalizar el primer semestre” del año entrante.

El centro comercial está a punto de ser incluido en el planeamiento insular, y 2014 traerá también seguramente novedades importantes. El parque científico tecnológico ya está adjudicado y las obras comenzadas. De la gestión que haga la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria dependerá que Gáldar se consolide como referente de la investigación y el desarrollo de energías renovables y el reciclaje en la isla y en Canarias.

Y el último proyecto del que se hablará mucho en 2014 será la nueva Bajada de Las Guayarminas. Las obras comenzarán probablemente en unos meses, antes del verano, y eso supondrá que a finales de 2014 estemos disfrutando de una nueva avenida de entrada a Gáldar, moderna, con el tráfico mejor ordenado, y que permitirá darle a nuestro casco urbano una nueva imagen más atractiva.

Al margen de proyectos, nuestros bolsillos también notarán en 2014 una mejoría. Los impuestos municipales se fraccionan: la contribución, el impuesto de circulación y el de actividades económicas se podrán pagar en mensualidades y, además, con una bonificación del 5%. Esta reducción de la carga impositiva ayudará también a que 2014 sea un poquito más llevadero en lo económico para nuestras familias.

2013 fue un año malo, porque la crisis siguió en nuestras vidas, pero también esa crisis nos ha enseñado a ver las cosas de otra manera, evitar la desproporcionalidad y los excesos, y mirar al futuro con más responsabilidad. Que 2014 sea el mejor año para los que trabajan por nuestro pueblo, y no tan bueno para aquellos y aquellas que sólo quieren seguir viviendo de lo público, les cueste lo que les cueste.

Pero, sobre todo, que 2014 nos traiga, como dice nuestra cabecera, 2014 millones de razones para ser feliz, millones de sueños e ilusiones que nos permitan dar millones de noticias positivas en galdaraldia.es. Muchas gracias por habernos acompañado en estos poquitos días de 2013 que hemos estado contigo, y esperamos seguir informándote durante todo 2014. Que tengas una muy feliz entrada de año. Nos leemos el año que viene 😉

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.