El acto tuvo lugar en el Teatro Consistorial bajo el cielo raso de su obra emblemática de Gáldar, “Revelora”, con la presencia de José Antonio García Alamo, Cristóbal García del Rosario, Juan Guaita y César Ubierna, que participaron en una mesa redonda sobre el artista y su obra coordinada por Juan Sebastián López García, cronista oficial de la ciudad.

En nombre de la ciudad de Gáldar intervino el alcalde, Teodoro Sosa Monzón, quien destacó la gran suerte de contar con la sabiduría y la creatividad de un artista como Pepe Dámaso, autor de Revelora, una obra que no dejan de admirar y apreciar todas las personas que visitan el Teatro Consistorial de Gáldar. Para él tuvo palabras de elogio porque su obra rompe con lo previsible y entiende como nadie la realidad canaria.

El alcalde de Gáldar no quiso perder esta oportunidad y en este aniversario, como agradecimiento, hizo entrega de un pequeño drago, hijo del centenario que se encuentra en las Casas Consistoriales, y le hizo entrega también de otro drago realizado en madera de forma artesanal, en recuerdo de esta ciudad y de los lazos que le unen a ella.

“Con este obsequio te damos las gracias por tu trabajo y por tu arte, tan diferente a veces, tan impecable siempre”, concluyó.

El Dámaso cercano

Al comienzo del acto, en la mesa redonda se destacó al Dámaso cercano. José Antonio García Álamo elogió al artista y su obra como “un regalo de la sensibilidad estética” e incluso le cantó unos versos, lo que emocionó al artista. Cristóbal García del Rosario, por su parte, quiso enfatizar en la visión de “un gran artista de la comarca Norte, uno de los pocos que ha alcanzado nivel internacional, pero sin olvidar sus raíces: irónico, reflexivo, inteligente, y no ha dejado atrás la huella de su infancia”.

García del Rosario contó cómo la primera exposición de Pepe Dámaso fue en el casino de Agaete, y el paisaje que lo rodeó siempre en su pueblo natal “era un vergel extraordinario”, por lo que “él nació para ser artista”. Incidió también en que Dámaso “ha vivido por y para su arte”, y es “muy difícil catalogarlo en un estilo determinado: surrealista, indigenista, abstracto…”.

César Ubierna, en su intervención, quiso hablar también “de Pepe, no el artista, sino el recuerdo de la vida cercana en Agaete” y lo describió como un auténtico “torbellino de persona, capaz de estimular a cualquiera”. El director de la Casa Museo Antonio Padrón finalizó anunciando la creación de una sala de arte indigenista en la Casa Museo. Juan Guaita, galerista mallorquín, confesó que “casi soy de Agaete, pero no lo soy” y aunque “no soy orador, si puedo decir que he disfrutado tantísimo de tu trabajo y de tu intelectualidad”.

Y por último, el gran anfitrión de la noche, Pepe Dámaso, quien antes de su intervención recibió un caluroso aplauso de un público en pie. Dámaso afirmó que “no soy sólo de Agaete, soy del mundo, y de Gáldar”, y por eso quiso recordar la figura de Celso Martín de Guzmán, “una gran persona que inspiró esta obra Revelora”, dijo señalando los techos del emblemático Teatro Consistorial. Agradeció al alcalde de Gáldar, Teodoro Sosa, haber depositado su confianza en él para esta obra, y destacó su estrecha relación con cada uno de los intervinientes en la mesa redonda, antes de finalizar con una frase muy aplaudida también: “lo más importante que he hecho es no irme de Canarias”.

Tras Pepe Dámaso, intervino la alcaldesa en funciones de Agaete, María del Carmen del Rosario Godoy, quien anunció que se comprará un nuevo solar para albergar el museo con las obras que el artista ha donado a Agaete y que albergará su Fundación Pepe Dámaso, ya que en el solar previsto se encontraron restos arqueológicos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.