Algunos medios de comunicación, con el inestimable apoyo del Partido Popular de Gáldar, han iniciado una clara campaña de desprestigio hacia el actual alcalde, Teodoro Sosa, y su gestión al frente del Ayuntamiento de Gáldar. El problema es que la credibilidad que tienen a estas alturas de la película es más bien poca o ninguna.

Critican la supuesta suciedad y dejadez en la recogida de basuras, pero la cosa tiene truco. Y se lo vamos a explicar. Resulta que cierto medio de comunicación, cuyos responsables añoran aquellos tiempos de la radio municipal legitimadora del régimen de Demetrio Suárez en los que la lectura del teletexto eran los contenidos de los ‘informativos’, buscan ahora fotos de basura tirada por las calles y contenedores a rebosar. A falta de noticias, se las inventan con dos fotos mal sacadas. En una de las publicaciones, hacían alusión a un comercio (sí, un sólo comercio) de la calle Larga que había sacado algunas cajas de cartones a la calle. Ese era el ejemplo de desidia, mala gestión, y problemas en la recogida de basura. Y resulta que la foto había sido sacada en uno de los días (martes y jueves) en los que existe un servicio de recogida puerta a puerta de los cartones y basuras que generan los comercios. Aprovechando esta situación, hablaron de un mundo paralelo en que Gáldar estaba totalmente abandonada, todo sucio, manga por hombro y poco más o menos que los ciudadanos deberían ir al Ayuntamiento y cortarle la cabeza al alcalde, cual Revolución Francesa.

En otra, hablan de empresarios y vecinos que se quejan de la situación de supuesta falta de limpieza, sin citar a nadie. Lo cual deja claro que más bien se lo están inventando. Como se inventan también la interpretación que dan a algunos contenedores de basura llenos en zonas muy periféricas del municipio (camino de Botija) que publicaban el lunes, con fotos sacadas el domingo, día en que sólo existe servicio de recogida de basuras en el casco. El mismo viernes por la tarde estaban esos contenedores completamente vacíos.

Y por la parte del PP, nos hablan de desidia y dejadez en la basura. Los que nos acordamos de los contenedores a rebosar, apestando durante días, no en barrios periféricos, sino en pleno centro de la ciudad, y en barrios como La Montaña, y vemos la realidad de hoy en día, no necesitamos ni siquiera comparar. Y como las comparaciones son odiosas, hay que recordar también que el servicio de basura del PP entre 2003-2007 fue adjudicado de unas formas un poco irregulares, por decirlo suavemente, y además se generó durante años una deuda de más de 3 millones de euros porque no reconocían las facturas y las guardaban en el cajón. Tuvo que llegar el nuevo grupo de gobierno para empezar a pagar, que se reconocieran las facturas y las cuentas se pusieran al día.

Critica el PP el funcionamiento del nuevo sistema de recogida de basuras. Lo hace el partido que, cuando gobernaba, se veía a su propio concejal de Limpieza, Juan Andrés Díaz, recogiendo la basura él mismo con una furgoneta blanca. El partido que no pagaba a Unelco-Endesa, nos cortaban la luz, y ponían motores por todos lados. Hay que ver qué paradójica es la vida, el grupo de gobierno que paga las facturas del desastre de gestión del anterior, tiene que recibir las críticas por exactamente lo mismo que antes sí ocurría y ahora se intentan inventar para desprestigiar y hacer oposición fácil.

Habla también el PP de problemas económicos, de falta de empleo y de desincentivación a los empresarios. Y sacan un ejemplo, el del cierre de Pelfi Canarias y Grandiflor, que venían cerrando desde la legislatura del PP, anunciándose su cierre desde entonces y llegando finalmente en 2009, hace nada menos que cuatro años ya. Esa es la rabiosa actualidad que preocupa al PP de Gáldar. Habría que decirle al PP de Gáldar que pregunten a su propio compañero, Aladino Suárez, conocido dirigente de estas empresas hasta su cierre, los verdaderos motivos por los que cerró la empresa y qué parte de responsabilidad tiene Teodoro Sosa en el cierre de las empresas del cultivo de flores en Gáldar. Aunque ya se lo adelantamos nosotros: ninguna responsabilidad. No tiene nada que ver con Gáldar, más bien con los intereses de las empresas de abaratar costes deslocalizándose en África donde los costes laborales iban a ser mucho más baratos al pagarle mucho menos a sus trabajadores.

Pero miren, mejor lo dejamos. Ni profundizamos más. Porque los disparates son tantos y tan variados que se caen por su propio peso. No hay por donde cogerlos. Ahora se entiende perfectamente que el Partido Popular haya perdido nada menos que 7 concejales y más de 5.000 votos en las elecciones de 2011. Y la tendencia seguirá, porque con este tipo de oposición disparatada, alocada, que busca el daño fácil del adversario utilizando lo primero que se les viene a la cabeza, sin acudir a los plenos y sin asumir sus responsabilidades -ya lo hemos dicho muchas veces- no llegarán a ninguna parte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.