En Gáldar no sentó nada bien su decisión sin contar con nadie. Y es que la señora, siendo alcaldesa y consejera de Transportes a la vez, aprovechó para beneficiar descaradamente a sus vecinos, dejando a los vecinos de Piso Firme sin transporte público durante varias horas del día consecutivas, para que las guaguas entre Agaete y Gáldar fueran directamente por la nueva GC-2, sin pasar por el barrio. Pero finalmente, su gozo en un pozo. Ha tenido que recular y de qué manera. La presión de los vecinos y del alcalde de Gáldar, con quien mantuvo una reunión este miércoles, acabó por obligarla a la rectificación definitiva.

Lo que no quedó bonito es el comunicado que enviaron desde su consejería después de esa reunión, en el que anuncian a bombo y platillo que el Cabildo amplia los horarios y el servicio de guaguas, sin decir que semanas antes se los había cargado de un manotazo. No está bien eso de intentar engañar o, cuanto menos, intentar transformar la realidad a golpe de comunicados, señora alcaldesa-consejera. Y menos cuando también estuvo el alcalde de Gáldar y su comunicado sobre la reunión, con lo que realmente ocurrió, puede dejarla en entredicho.

Parece que a la primera edil marinera le viene grande el puesto y más aún, cuando tiene que compatibilizarlo con una Consejería de Transportes que parece que tampoco está quedando a la altura, a juzgar por los numerosos problemas que está generando en su municipio vecino de Gáldar. Aquí también tuvo alguna que otra polémica cuando vino a visitar y anunciar el remiendo de la estación de guaguas y no avisó a nadie de la corporación municipal, cuando sabía que las peticiones venían del grupo de gobierno galdense y que, además, existía un proyecto mucho más ambicioso al que ha dejado completamente de lado, sin ni siquiera contemplar la posibilidad. Fue el enésimo desplante del Cabildo al municipio de Gáldar, a quien parece que se quiere dar lo justito al no compartir el mismo color político.

Pero en definitiva, esto de jugar a la política del descaro no es nuevo. Ya en Agaete estarán acostumbrados, y es que algo descarado sí es que marido y mujer, mujer y marido, se repartan intermitentemente la alcaldía de un municipio durante años. No parece que quede tampoco muy bonito esto a ojos de los ciudadanos. Pero estamos hablando del Partido Popular, donde la coherencia programática y de ideas se ha demostrado que brilla por su ausencia. Así que todo cabe, todo es posible. Hasta echarse encima a los vecinos de todo un barrio y a la Corporación de toda Gáldar, para luego recular obligada por la presión vecinal y mandar un comunicado irrisorio intentando venderlo como decisión propia, bonita y maravillosa. Qué wonderful todo, ¿verdad?
En fin, acumular cargos políticos es acumular responsabilidad con los ciudadanos, comprometerse a hacerlo bien, y no parece que se esté consiguiendo. Ya se sabe el dicho de que quien mucho abarca, poco aprieta.

Julio Mateo Castillo
Director de galdaraldia.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.