Al Polideportivo Municipal Juan Vega Mateos fue llegando el animado público para no dejar sola a la Sardina en su desenlace final. El alcalde de la ciudad, Teodoro Sosa Monzón, acompañado de concejales del ayuntamiento y de las animadas viudas que se sumaron al cortejo, iniciaron el recorrido musical por las calles al que se iban sumando los vecinos con múltiples diseños y fantasías con las que expresar su “dolor” por el final de las fiestas.

Nada impidió que una vez llegada la comitiva al frontis del Casino de Gáldar la quema de la Sardina hiciera llorar desconsoladamente a los asistentes que desde principios de marzo han tenido la oportunidad de bailar, reír y disfrutar del carnaval de La Atlántida. Una pena que pudieron mitigar en la plaza de Santiago al ritmo de los sones preparados para el último mogollón.
[fbalbum url=”https://www.facebook.com/media/set/?set=a.1480808915471999.1073741846.1420003111552580&type=1″]
GALERÍA DE IMÁGENES

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.