Es un momento tan especial e íntimo que es difícil que se olvide, sin embargo, al tener fotografías capturadas en ese instante es posible revivir pequeños matices que por el fulgor del momento es posible que pasen desapercibidos como son la primera vez que el bebé es abrazado por su madre, su primer suspiro, etc.

article-2582104-1C57F54100000578-205_634x377

La ventaja que ofrece este servicio, que por ahora en Inglaterra es tan popular como un fotógrafo de ceremonias tan tradicionales como bodas o comuniones, es que si el padre de la criatura es quién realiza dichas fotografías, se está perdiendo un momento tan especial actuando como un mero espectador y no como protagonista.

article-2582104-1C57F4FD00000578-878_634x403

Un portavoz de BabyCentre UK, una organización que se encargó de hacer una encuesta para determinar la popularidad de las fotografías durante el parto, hizo las siguientes declaraciones para el diario inglés Daily Mail: «La fotografía en el paritorio, como las babymoon– “luna de bebé”, un juego de palabras entre luna de miel y bebé, en inglés y que se propone como unas vacaciones para los padres antes de entrar en el bucle de noches sin dormir y pañales que cambiar- y las baby showers, una fiesta que se celebra antes de que nazca el bebé y dónde se hacen regalos, es una moda que llega de Estados Unidos y que se está convirtiendo muy popular con las madres de este lado del Atlántico».

Dar a luz puede ser una situación única en la vida aunque se tengan más hijos, cada uno de ellos será diferente. Quizás, con la ayuda de un fotógrafo profesional se puede grabar, si aún más cabe, en la memoria y en un álbum de fotos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.