Carmen Medina Rodríguez, más conocida como “Carmelina”, nace el 1 de julio de 1944, en la finca de los Molina, situada en la Carretera General nº131, de Gáldar.

Hija de Antonio Medina, capataz de la finca los Molina, y de Margarita Rodríguez, comerciante, es la cuarta de 6 hermanos. Según su familia era una niña un tanto traviesa y bastante desinquieta de pequeña. Estudió en la escuela de Mercedita Delgado y, luego, en el Colegio Nacional Fernando Guanarteme en Gáldar.

En aquella finca, en la que se crió, le sucedieron inolvidables recuerdos. Su niñez transcurrió entre plataneras, estanques, camellones, acequias, riegos, cantoneras y, sobre todo, mucha libertad. Libertad para recorrer los más recónditos y perdidos lugares de la finca, para tirarse por laderas, para coger lagartos, investigar sobre las abejas, más de una picada se llevó, llegando a su casa con el brazo hinchado.

En cuanto a su vida laboral, por la que se apremia y reconoce, comenzó a los trece años, cuando su padres tuvieron que quitarla de la escuela, porque había que ayudar en la economía de la casa, ya que su hermana Josefina (menor que ella) se enfermó, falleciendo pocos años después.

Del paso por la tienda de su madre, a la que ayudaba, aprendió lo que luego sería su dedicación laboral, por más de 50 años.

En febrero de 1960, comenzó a trabajar en una perfumería ubicada en la calle Capitán Quesada, propiedad de Cayetano González Espino, para más tarde ir con él a la tienda de ortopedia, así como a la farmacia que tenía en Las Palmas.

Fue en torno a mediados de la década de los sesenta, cuando decide abrir su primera tienda, junto a su hermana María Mercedes, en la calle Capitán Quesada. Vendían de casi todo, perfumería, ropa y accesorios para bebé, ropa de señora, de caballeros, bisutería, etc.

Comenzando la década de los 70, Carmelina decide montar su propio negocio, a su nombre. Convirtiéndose así en una de las primeras mujeres que establecía un negocio por su cuenta. En este bazar, situado hasta la actualidad en la calle Algirofe, tenía perfumería, vendía ropa de señora, de caballero, así como de niños y de niñas. Además, Carmelina fue unas de las primeras, si no tal vez, la primera comerciante en vender ropa confeccionada y, así mismo, de ser pionera en comercializar la ropa típica canaria.

Su tienda, el bazar Carmelina, es la viva historia comercial de Gáldar, pues evolucionó, adaptándose a los nuevos tiempos, reinventándose.

Comenzó vendiendo ropa de niños y niñas, perfumería, bisutería, artículos de regalo, cachorros de caballeros, etc. Luego desde mediados de los 70 hasta entrado los 80 vendía juguetes…

Por último, a partir de la década de los 2000, en otro proceso adaptativo, la tienda se ha ido especializando en la venta de ropa típica canaria.

En el año 1970, se casó con Eladio Díaz López, mecánico de profesión, es madre de 4 hijos: Esther, Héctor, Nelson y Saulo. Tambíén es abuela de dos nietos: Gladys del Carmen y José Manuel.

Además de su vida de comerciante ejerció de ama de casa, encargándose de la educación de sus cuatro hijos y de los quehaceres de la casa. Aunque era una mujer trabajadora, jamás perdió detalle de la educación de sus hijos, asistir a reuniones del colegio, actuaciones, llevarlos al médico, jugar con ellos. Hay un montón de anécdotas, como la de amarrarlos en la litera haciéndoles creer que estaban jugando a los piratas y era para que no se movieran y que el piso se les secara. O hacerles creer que el coche de mamá era de carrera para que no le contaran al padre que era una loca al volante.

O la de quedarse hasta las tantas en la tienda haciendo que colocaba mercancía para que sus hijos en plena adolescencia pudieran disfrutar de las fiestas del pueblo. Y así podríamos contarles un sinfín de anécdotas en las que estaba esa madre haciendo que sus cuatro hijos tuvieran una infancia muy feliz.

Pero además de su faceta comercial y empresarial, si hay que destacar algo en Carmelina es, precisamente, su persona, su calidez, cariño, afecto y simpatía, no sólo con su familia sino también con la gente que le rodea. Define su personalidad actos como los de dar de comer a los detenidos que tenían en las dependencias policiales que antiguamente estaban junto a su tienda. O la de atender a todo el mundo en su comercio con discreción y respeto (gays o transexuales que venían a por sus productos de belleza y que no querían que se conociera su condición sexual, a quienes siempre se les trataba con cariño, respeto y discreción). O el recuerdo de aquellos niños que venían a la tienda y ella les obsequiaba con alguna pintura de labios o pequeños coches de juguetes y hoy como adultos la recuerdan con mucho cariño.

Baste como ejemplo del cariño que muchas personas tienen por Carmelina en Gáldar, por lo conocida y apreciada que es, que como se comenta en el pueblo: “Carmelina es más conocida que el Agua de Firgas”.

Hoy día, a sus 69 años de edad, aún está al frente de su negocio. Compaginando su trabajo de la tienda con el otro que le llena y le encanta que es el de ser la niñera de sus dos nietos; sus salidas culturales, sus excursiones y sus viajes con su grupo de Agaete, con los de Onda Canaria, con su hermana y su prima Paqui, ya que, se resiste a retirarse de detrás del mostrador.

Sirvan estas palabras como homenaje a toda una vida dedicada a su trabajo, a su familia y a su querida Ciudad de Gáldar, a esta mujer que representa a muchas mujeres canarias y del mundo, que compagina su trabajo, con su familia, con las labores de su casa y su hogar. Que se ha esforzado muchísimo para sacar adelante a su gente, para generar empleo (cuando las cosas iban mejor económicamente) y dinamizar la economía, como claro ejemplo de la pequeña y mediana empresa, de la empresa familiar, que hoy día no se valora, pero que supone uno de los motores que sostiene nuestra sociedad.

Si tuviéramos que definir a Carmelina, y le preguntáramos a la gente de nuestro pueblo y a todas aquellas que la conocen, nos dirían que es una mujer LUCHADORA, TRABAJADORA, GENEROSA, BUENA PERSONA, todos aquellos que la conocen sean mayores o más pequeños, siempre tienen algo bonito que decir de ella,……….

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.