La mañana amaneció nublada, pero la tradición de este día en el que el sol siempre acompaña, no falló tampoco este año. A las 11.30 en punto partía la procesión cívica, con los sones de la Banda Municipal, hacia el Templo de Santiago, donde se oficiaba la Misa en un altar repleto de flores y con las voces de la Coral Polifónica de Gáldar y la Coral de Aparejadores cantando al unísono el Canticorum Iubilo, bajo la dirección de Edmundo Domínguez, que acompañaron toda la Eucaristía y al órgano, Rosa María Martinón.

Fueron los primeros momentos para la emoción de una jornada donde las niñas y jóvenes estrenaban por Santiago sus vestidos, y las familias preparaban las comidas y encuentros para festejar el día del patrón.

La iglesia se hizo pequeña y el calor no restó devoción a quienes siguieron atentos toda la homilía. En ella el Obispo habló de la fe que representa Santiago aunque considera que hoy día no podemos alardear precisamente de fe. “Si es verdad que hay muchos cristianos en todas las comunidades, pero que se extiende la indiferencia, también. Concretamente, tuvo palabras de recuerdo para el conflicto entre Israel y Palestina y como en tierra santa cada vez hay menos cristianos porque no son defendidos por nadie”. Estos son a su entender los grandes problemas de los cristianos en todo el mundo.

“Llevamos la N de nazareno en el bolsillo de la camiseta pero no la llevamos del todo en la vida, no nos distinguimos por ser fieles al evangelio”, resaltó, por lo que pidió acompañar a los niños y jóvenes en dicho evangelio.

La Misa concluyó y llegó el momento de la procesión por las calles, que repletas de vecinos y personas llegadas de otros puntos de la isla, acompañaron a Santiago en el recorrido por el casco histórico hasta llegar nuevamente al Templo. Allí se interpretó el Himno a Santiago y más que nunca se hincharon los corazones, repletos de orgullo y emoción por estar un nuevo año ante el Patrón, que recibió la despedida con la traca final en el cielo de este día grande en Gáldar.

batalla de floresTras la comida familiar, tradicional este día, la fiesta en la calle se retomó por la tarde, ya que a las 19.30 horas miles de vecinos de todas las edades salen a la calle nuevamente para asistir a la batalla de flores, en los alrededores de la Plaza de Santiago.

En la plaza de Santiago, a las 21.00 horas, se celebra uno de los platos fuertes del programa el concierto de Braulio que se reencuentra con el público galdense para ofrecer lo mejor de su conocido repertorio. Para terminar la noche de este día grande de las Fiestas con una verbena amenizada por Grupo Alerta y Cristalina Band.

[fbphotos id=1543037849249105]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.