La Ley sanciona como “infracción grave el uso de cualesquiera clase de armas de fuego reglamentarias, con omisión de o insuficiencia de las preceptivas medidas de seguridad para garantizar la seguridad de las personas y las cosas, llevando aparejado diversas medidas como una multa económica —desde 300 a 6.000 euros—, la retirada de las armas y municiones objeto de la infracción, así como de las guías de pertenencia correspondientes a las mismas, desde seis meses y un día hasta dos años de duración”, explica la Guardia Civil a través de un comunicado.

Entre las medidas de seguridad está precisamente el que “nunca dispare al aire”, pues “los proyectiles abandonan el cañón a velocidades que oscilan entre los 280 y los 1.000 metros por segundo, dependiendo de cada arma, y realizan posteriormente una trayectoria curva; tras alcanzar su altura máxima, la velocidad de caída de los proyectiles se incrementa, por lo que son un peligro más que evidente para las personas, animales o cosas que se puedan encontrar en su zona de caída”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.