Al grito de “agua, agüita, la rama está sequita”, los romeros suplicaban por el agua refrescante, que era lanzada desde todas las azoteas y balcones del barrio, convirtiendo las calles en casi una prolongación de la marea.

Bien entrada la tarde la comitiva llegaba hasta la playa, donde se encuentra la gruta excavada donde se encuentra Nuestra Señora del Mar, a quienes los más devotos dedicaron sus ramas y alguna que otra oración.

Precisamente este domingo el barrio celebra su día grande, con el paseo marítimo de la imagen por la costa. A su regreso tendrá lugar la solemne función religiosa y la procesión terrestre de la imagen por las calles del barrio.

[cycloneslider id=”rama-de-caleta-arriba-2015″]
[cycloneslider id=”rama-de-caleta-2″]

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.