El programa de actividades que se desarrollará en el mencionado museo dependiente de la Consejería de Cultura del Cabildo grancanario, ha sido articulado en colaboración con la Consejería de Sector Primario y Soberanía Alimentaria de la Corporación, la Fundación Cajamar Canarias, la Agencia de Extensión Agraria de Gáldar, varios centros de adultos de Gáldar, la Concejalía de Igualdad del consistorio galdense y la Fundación Canaria Néstor Álamo de Santa María de Guía.

Durante el transcurso del acto que será presentado por Eulalia Marina Pérez, locutora de Radio Gáldar, tendrá lugar la proyección de ‘Mantas canarias’, uno de los interesantes trabajos audiovisuales de alto valor etnográfico que se custodian en la Fundación Néstor Álamo, realizado hace años por Paco Rivero. Asimismo, el cantante Heriberto Cruz interpretará dos temas de su disco ‘Canciones al óleo’, trabajo inspirado en diez cuadros pintados por el creador Antonio Padrón.

‘Mantas canarias’ se trata de un documental de carácter etnográfico en el que las tías de Paco Rivero que viven en el Barranco del Pinar, explican el proceso de realización de una manta canaria, desde el escaldado de la lana y el hilado, hasta su paso por el telar para ser confeccionadas.

La poeta y novelista Ángela Ramos, licenciada en Filosofía y Periodismo, será la pregonera del Día Internacional de la Mujer Rural. Ramos, que ha convivido con otras mujeres del entorno rural, interesándose desde muy temprano por las vivencias de esas mujeres muy presentes en su obra narrativa, realiza desde hace muchos años una labor de recopilación de las historias de las mujeres de la comarca norte de Gran Canaria.

Sin duda, uno de los momentos más emotivos de la jornada, será el homenaje que el Cabildo de Gran Canaria brindará a Marta Díaz, una mujer procedente del pago guíense de Bascamao, que a sus 95 años conserva una memoria prodigiosa. A pesar de no saber leer y escribir guarda en su mente el recuerdo de cientos de historias de mujeres y hombres de las zonas altas de Guía y Gáldar. Díaz se crió con una tía soltera y cuando se casó se trasladó al pago de Tegueste, en Gáldar, donde estuvo al frente del molino que había en aquel lugar junto a su marido. Su gran curiosidad infantil le llevó a escuchar historias que sus familiares le iban transmitiendo. Dentro de la tradición oral es una de las ya escasas sobrevivientes de la zona que cuenta con mucho arte y sensibilidad, historias del pasado siglo. Es una de las pocas fuentes que quedan que nos pueden narrar historias acerca de las miserias y las penurias de la mujer rural, no sólo de los altos de Guía y de Gáldar, sino de las zonas de la costa de Gáldar y Sardina. Marta Díaz se convertirá en la primera mujer a la que el Museo Antonio Padrón Centro de Arte Indigenista realice un reconocimiento por su trayectoria vital en el campo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.